lunes, 10 de febrero de 2020

¿Trabajar "los sentidos" en Educación Infantil?

Los métodos globalizados suelen incluír dentro de alguna de sus unidades el tema de "los sentidos", llamándolos de esta manera y proponiendo en sus cuadernillos alguna ficha como esta.

Para mí es fundamental proporcionar en la etapa de Educación Infantil una estimulación sensorial lo más rica posible, y sólo en ese contexto tendría cabida la explicación de lo que es la vista, el oído, el tacto, el gusto o el olfato. Esta estimulación sensorial se suele dar en el primer ciclo, pero pocas veces ya en 3-6 años. Así que mi trabajo es hacerla también posible en mi clase, sobre todo en el nivel de 3 años.

Aunque hago muchas propuestas de este tipo durante todo el año, voy a compartir las que hemos realizado en los meses que llevamos de curso agrupadas por los nombres de los sentidos.

- Vista:
 
Es obvio que en el aula estamos desarrollándolo constántemente. Todo se prepara para que lo vean pero mi trabajo va encaminado a que lo que vean sea bonito, estético, inspirador, inquietante a veces,... De esta forma, selecciono algunos de los cuentos por sus ilustraciones, los trabajos de expresión plástica intento que aporten algo diferente, si presento fotografías (sobre las estaciones, por ejemplo) trato de que sean de buena calidad y realizadas desde ángulos distintos a las que haríamos con un móvil en el campo, etc.



- Tacto: 
Me encanta jugar a presentar una colección de objetos, que un alumno meta uno de ellos en un saco y que otro tenga que adivinar qué es. De momento, hemos jugado con juguetes que les habían traido los Reyes Magos, formas geométricas y alimentos.



Por otro lado, en el rincón de ciencias, he preparado espuma de afeitar para oler, tocar, sentir su suavidad e incluso dibujar en ella. También harina y pan rallado con distintos recipientes para tocar y hacer trasvases.


Con la misma finalidad, agua teñida con algún color. Y por supuesto, hielo y agua caliente.


Cuando aún era verano, arena y conchas para "tocar" la playa; y durante el otoño, frutos diversos, hojas que crujen y piñones escondidos en bolas de plastilina.


Y aún nos queda tocar maicena mezclada con agua, legumbres, arroz,...

- Gusto: 
El equipo de Infantil de mi cole nos hemos propuesto trabajar intensivamente sobre la alimentación saludable. Y el desayuno de media mañana es un momento ideal para encaminar el sentido del gusto hacia el disfrute con alimentos no procesados.

Aparte de ello, con los ojos tapados hemos jugado a adivinar alimentos y en al asamblea hemos jugado con el contraste dulce/salado.

En unas semanas preparemos nuestra brocheta de frutas.

- Olfato:
Preparé botecitos con alimentos reconocibles por su olor: chocolate, galleta, plátano, vinagre, café, limón,... Los dejé en el rincón de ciencias para que pudiesen olerlos tranquilamente y en otro momento jugamos a adivinar qué había en el bote teniendo los ojos tapados.


- Oído:
Además de los juegos escuchar sonidos y adivinar a qué corresponden, me gusta aprovechar distntos momentos para poner música clásica en el aula: el juego libre de la entrada, periodos de descanso/relajación, etc.



Todo este trabajo lo he comunicado a las familias mediante una nota que he grapado a la ficha del libro. Desarrollar la percepción sensorial es mucho más importante que saber en dicha ficha qué parte del cuerpo pegar en cada foto.



Como estamos trabajando con nuestro cuerpo, dibujamos las siluetas de algunos compañeros y las pintamos entre todos. Se me ocurrió ultilizarlas para crear un mural resúmen de todo el trabajo sensorial que habíamos hecho hasta ese momento para recordarlo nosotros y compartirlo con otros alumnos de infantil. Así que asocié cada silueta a un sentido, pegué algunos complementos y entre todos pintamos las letras de los títulos.

 

lunes, 20 de enero de 2020

Lectura global: el panel y el libro de palabras nuevas

En esta entrada os voy a enseñar dos materiales que utilizo yo para trabajar la lectura global en 3 años. 

Me parece esencial poner en relieve en el aula situaciones reales de lectura y escritura y partir de ellas para generar en los alumnos la necesidad de leer para resolver con más facilidad dichas situaciones prácticas. De forma natural, el día en nuestra clase está lleno de estas situaciones: nuestros nombres, cuentos, notas, títulos, encabezados de trabajos, etc. Otras veces fuerzo yo esa necesidad de leer algo escrito por ellos o por otras personas. Por ejemplo, en navidad teníamos que ser capaces de leer qué niño debía abrir cada pestaña del calendario de adviento para que se pudiera comer la chocolatina o saber qué día nos iba a tocar a nosotros. O en otras ocasiones recibimos cartas sorpresa de la mascota, de los Reyes Magos,... Siempre pregunto "¿quién quiere leerla?" porque siempre pueden decir algo que creen que puede poner y cada vez van haciendo estimaciones más aproximadas al mensaje real.


Paralelamente les voy dando estrategias que les ayuden a realizar dichas estimaciones. Poco a poco vamos distinguiendo más rasgos diferenciadores dentro de las palabras que nos pueden ayudar a saber si ahí puede poner lo que buscamos: número de letras, presencia o no de letras conocidas (las de su nombre; la "o", que la detectan cuando empiezan a discriminar los círculos en el entorno; etc.).

Utilizamos mucho los nombres de los niños y niñas escritos en diferentes formatos: tarjetas para saber quién es el encargado/s, orugas para pasar lista, piedras que repartimos y con las que jugamos, conchas, listas creadas por mi o por ellos, registros, etc.)


Y también uso desde hace bastante tiempo el panel y el libro de palabras nuevas. Os los enseñé en la entrada Materiales para leer y escribir pero voy a contarlo con un poco más de detalle.

EL PANEL DE PALABRAS NUEVAS consiste en una cartulina grande en la que ponemos varias imágenes y otra en la que colocamos el nombre de lo que aparece en dichas imágenes.


Las fotos que estoy usando son las que vienen con nuestro método. Tienen por delante el nombre en minúsculas (esto sería prescindible en 3 años) y yo por detras he pegado el nombre en mayúsculas. A los lados de la palabra en minúsculas hay dos velcros pequeños.


El juego consiste en buscar de la lista de nombres el que corresponde con cada imagen y colocarlo con velcro en la parte delantera, sobre el nombre en minúsculas. Para ello pueden empezar cogiendo la imagen que quieren, diciendo oralmente qué palabra buscan y dando la vuelta a la imagen. Con la palabra escrita por detrás van a la lista de palabras y buscan la que es igual. También pueden elegir una imagen y coger directamente de la lista de palabras la que creen que corresponde con dicha imagen. Comprueban ellos mismos si está bien dando la vuelta a la imagen y comparando ambas palabras en mayúsculas.

En esa comparación entran en juego todos los rasgos diferenciadores que cada niño sea capaz de apreciar en cada palabra. Si ellos nos son capaces de verlos, le ayudan los compañeros. Yo no intervengo en decir en qué palabra pone pan o mano, y eso le da un valor añadido de cara al aprendizaje. Los propios alumnos pueden comprobar si la palabra que han cogido es la que buscaban y si fallan, siempre hay algún niño que puede ayudarles y que, al explicarle con sus palabras donde está el error o cuál es la palabra que busca, favorece que ambos desarrollen enormemenete su capacidad de análisis del lenguaje verbal

Más adelante no necesitan dar la vuelta a la tarjeta de la imagen y de la lista de palabras saben ya qué pone en cada una o donde puede o no poner lo que buscan. 

Aunque depende mucho de la madurez del grupo, este material no suelo introducirlo hasta noviembre. Jugamos con 7-8 palabras y cada mes las vamos cambiando. El panel está siempre situado en la zona de la asamblea y aunque hay veces que jugamos de forma organizada entre todos, pueden acudir a él y jugar en muchos momentos del día: al entrar por la mañana, al volver del patio, cuando despiertan de la siesta, etc.


Cuando quitamos las palabras del panel para cambiarlas por otras, pasan al LIBRO DE PALABRAS NUEVAS que tenemos en la biblioteca y que normalmente empezamos a usar en enero, cuando los niños tienen las destrezas necesarias para manejarlo con soltura.
 

En él hay páginas de dos colores. En las de color azul van pegadas las imágenes y en las rosas, las palabras. El juego es el mismo que en el panel e igual que sucede con éste, cada mes más o menos jugamos con 7 u 8 palabras relacionadas con el tema que estamos trabajando.