martes, 8 de julio de 2014

Estampando "Los lirios" de Van Gogh

En esta entrada voy a compartir una actividad que hicimos en mi clase con ayuda de varias familias. Es bastante sencilla por lo que, además de ser interesante para l@s maestr@s, podéis hacerla este verano con vuestros hijos/as. En primer lugar dar las gracias a Ana, que aportó la idea y gran parte del material, y a Raquel, María y Mónica, por venir a realizar el taller al cole.

Van Gogh es un pintor que me parece ideal para trabajar en 5 años, nivel en el que los niños pueden apreciar y reproducir los matices de color y las formas "desdibujadas". Sin embargo, la obra "Los lirios" resultó ideal para trabajarla en 3 años en el comienzo de la primavera y reproducirla a través de la estampación con esponjas.

Realizamos un taller con familias en el que las madres que nos acompañaron explicaron la obra y la actividad a realizar. Los niños se colocaron por equipos y una mamá ayudó a cada equipo a ejecutar su cuadro. Para ello utilizaron esponjas previamente recortadas con forma de lirio (gracias de nuevo Ana por tu trabajo), cartulinas amarillas y témpera morada, verde y naranja. Os recomiendo que antes de recortar las esponjas probéis con una esquinita su capacidad de absorción porque el resultado varía mucho dependiendo de si absorbe mucha o poca pintura y también así podréis graduar la cantidad de témpera necesaria.Como véis las esponjas tienen además un lado marcado con una X que sería el que tendríamos que mojar en la pintura.










Las esponjas, pinceles y bandejas con témpera se dejan en los equipos y ¡mano a la obra!. Nosotros lo hicimos con bastante guía a los alumnos, que fueron haciendo su cuadro por fases en distinto orden: suelo, lirios estampados, tallo y escritura del título del cuadro. Por último se llevaron un lirio pntado en su mano.




Cuando yo hago este tipo de actividades en el rincón de arte suelen ser mucho más libres y se obtienen por tanto resultados más personales. De cualquier modo os animo a que trabajéis la estampación con esponjas y con todo tipo de materiales (papel burbuja, construcciones, alimentos, tapones,...) y dejés a los niños que se "sacien" porque les parece mágico que los objetos dejen su "huella" y disfrutan muchísimo. Si tenéis hijos/as ¡aprovechad el verano para ello!

 

jueves, 26 de junio de 2014

"Así soy yo": Evolución del dibujo de la figura humana

Ya estamos terminando el curso y os voy a enseñar el que es para mí uno de los trabajos más bonitos que han hecho los niños de mi clase de 3 años. Seguro que muchos ya lo hacéis por lo que no es ninguna novedad. Para los que no lo hayáis hecho o no de forma tan sistemática, os recomiendo que cojáis la idea para próximos cursos, sobre todo con alumnos de 3 y 4 años.
Cada mes, desde octubre hasta junio, en una hoja siempre con el mismo formato, los alumnos han ido dibujando su cuerpo y escribiendo su nombre.  En ese momento los exponíamos en nuestro panel "Mis amigos y yo" y cuando ya teníamos los del siguiente mes se guardaban los anteriores. Al finalizar el curso han realizado la portada, con un formato similar a las hojas mensuales y se lo encuaderné. Quedó un librito precioso de la evolución del dibujo de cada niño. A mi me parece una maravilla. Me emociona ver cómo mejoran así, sin querer, por su propia maduración, cómo se van dando cuenta de lo que tienen, dónde está y son capaces de plasmarlo en papel. Y es maravillosos ver cómo de pronto no sólo saben que su camiseta tiene letras o rayas sino que son capaces de dibujarlas. Y para los padres me parece un regalo precioso, una huella más del proceso de maduración de sus hijos.


Casi todos comienzan por el garabateo. Muchos de ellos descontrolado y se va haciendo controlado poco después. Pasan luego la mayoría al garabateo con nombre, diciéndome "esto son las orejas", "esto son los ojos", etc. En el tercer o cuarto dibujo suele aparecer ya el típico cabezón con todo dentro, correspondiente al inicio de la etapa pre-esquemática. De esa cabeza, en ese mes o los siguientes, nacerán las líneas de brazos (normalmente a los lados de la cabeza) y de las piernas.












 Muchos alumnos se quedan ahí en este curso aunque son capaces de añadir detalles como cejas, pestañas, dedos o pies. Todo ello es bastante reconocible para mi.



Algunos alumnos dibujan el tronco y ya salen de él los brazos, se reconoce el cuello y añaden detalles como la decoración de la ropa, mangas y/o zapatos. En los últimos dibujos aparecen también el suelo y el sol.


En este vídeo podéis ver algunos ejemplos. Este curso no he tenido ni tiempo ni logística para grabar vídeos como los anteriores pero yo creo que con este os podéis hace una idea.



Para mi el desarrollo del dibujo es fundamental porque me parece que un dibujo detallista refleja una forma de percibir lo que le rodea y representarlo también con más detalle. Por eso tiene un hueco muy importante en mi programación y dedico bastante tiempo y entusiasmo a que piensen cómo ven las cosas y qué rasgos las diferencian. Y siempre les animo a añadir más detalles aunque yo luego no sea capaz de reconocerlos (por ejemplo "Tú hoy llevas una camiseta de flores, ¿has pintado las flores de tu camiseta? Te quedarían genial.").


En este trabajo también se ve la evolución en la escritura de su nombre. No me detengo tanto en esta entrada porque ya analicé esas fases en otra que se llama "Etapas del aprendizaje de la escritura" y en el vídeo del mismo nombre.

Para terminar, os remito a una entrada que ya escribí llamada "El dibujo y la creatividad" con mi opinión en el debate que se plantea a veces sobre si enseñar o no a dibujar a los niños y su influencia en el desarrollo de la creatividad.

sábado, 14 de junio de 2014

Pequeño proyecto: Nuestros gusanos de seda

Tengo mucha suerte porque hasta ahora las familias de mis alumnos han sido muy colaboradoras, han entendido mi forma de hacer Educación Infantil y han participado de ella, dentro de los límites tan estrictos que ponen a veces los colegios. Hasta ahora era yo la que pensaba qué quería hacer y lo iba acoplando a lo que las familias podían aportar a ello. Pero un día, a primera hora de la mañana, me ofrecieron gusanos de seda. Y en ese instante pasaron por mi cabeza todas las cosas que yo ya tenía pensadas para terminar el trimestre, las miles de fichas que me quedaban de los libros de texto, las aproximadamente 30 láminas de arte absurdas que trae el método y que aún no había hecho, el final de curso, las notas, ... Pero los cogí. Y de algo que yo pensaba dejar en el rincón de ciencias para observar y en algunos momentos de asamblea analizar el ciclo de los gusanos, nació un pequeño proyecto precioso que se ganó muchísima más relevancia que algunas de las fichas que me quedaban por hacer. Y el mes de mayo se llenó de conversaciones muy interesantes y muchas actividades de ciencia, matemáticas y lectoescritura que surgieron de algo que de verdad despertaba el interés de los niños de 3 años.


El día que llegaron fue muy emocionante porque eran tan pequeños que casi no los podían ver y todos los niños luchaban por hacerse un hueco y poder remover las hojas para ver dónde estaban. Los vimos por turnos y contamos 8 gusanos. Desde ese día la caja estuvo de lunes a viernes en el rincón de ciencias, disponible para los niños que elegían ese rincón.

http://www.casadellibro.com/afiliados/homeAfiliado?ca=21002&idproducto=1197941En primer lugar hablamos de su alimentación. Vieron que ya había hojas en la caja y recordamos el cuento La pequeña oruga glotona, gracias al cual ya sabían que comían hojas y no frutos, pasteles o salchichas. Al principio, como eran muy pequeños, comían poquito. Varios niños trajeron hojas de un arbusto del patio. Les dije que los gusanos no podían comer todo tipo de hojas sino solo las de morera. Cogimos una hoja de morera y vimos cómo era para poder localizar árboles con esas mismas hojas. Y fue muy satisfactorio cuando de camino al aula de informática un niño descubrió que uno de los árboles de nuestro patio ¡era una morera!. 

Cuando se aproximaba el fin de semana hablamos de qué pasaría con los gusanos si los dejamos en el cole solos. Pensamos que era buena idea pedir a nuestras familias ayuda para cuidarlos y alimentarlos esos dos días y entre todos elaboramos esta circular. Muchas se ofrecieron para llevárselos un fin de semana y otras aportaron hojas de morera durante las semanas que tuvimos gusanos.

Vimos que hacían caca y que había que limpiarles la caja de vez en cuando. En la asamblea, los niños los cogían, los traspasaban a la tapa, tiraban las cacas y hojas secas a la basura y ponían las hojas frescas para después colocar de nuevo los gusanos sobre ellas. Al principio pocos niños se ofrecían para coger los gusanos pero luego ya los movían sin problema y en el rincón de ciencias los ponían sobre diferentes superficies para observar qué hacían.

En estos "experimentos" murieron 3 gusanos. Ya sólo nos quedaban...¿cuántos nos quedarían?. Planteamos este problema en la asamblea y aunque no llegaban al resultado exacto sí estaban seguros de que había menos gusanos que antes. Los contaron y vieron que quedaban 5. Después vimos estrategias para resolver problemas que ya habíamos empezado a usar con otros problemas con números hasta el 6: dibujar el problema, representarlo en la recta numérica o contar con los dedos.

Pasaron las semanas y aparecieron los primeros hilos amarillos que recorrían las paredes de la caja.  Les encantaba tocarlos pero decidimos que sería mejor ya no tocar más a los gusanos ni sacarlos de la caja para que hicieran su capullo tranquilos y no se muriesen más. El día que apareció el primer capullo lo anotamos en el calendario. En el cuento La pequeña oruga glotona la mariposa salía después de más de 2 semanas pero nosostros íbamos a comprobar cuánto tardarían en salir las nuestras.

Esa semana en el rincón de ciencias planteamos una nueva tarea: teníamos gusanos y capullos. En total antes había 5 gusanos pero ahora algunos habían hecho ya su capullo ¿cuantos había de cada?. Tenían que ir a contar capullos y gusanos y anotarlo en su hoja. Me interesaba mucho meter alguna actividad en la que usasen los números para comunicar cantidades pues es donde he visto más flojo al grupo. 


Y después de dos semanas más ya teníamos los 5 capullos. Sólo había que esperar y cada mañana comprobar si habían salido ya las mariposas. Los fines de semana, el niño que llevaba a casa la caja tendría que estar atento y en caso de que saliesen, recordar el día para luego contarlos. Uno de estos fines de semana salió la primera mariposa y puso huevos. Aquí hubo una pequeña decepción ya que todos esperaban las mariposas de colores como la del cuento La pequeña oruga glotona y otros libros y dibujos. Y más de uno dijo "¡¡¡pero si son polillas blancas!!!". Pobres...


Contamos los días que habían tardado en salir (19) y lo anotamos junto al dibujo de la mariposa y los huevos. Después les conté que las mariposas morían después de poner los huevos y cuando ya todos habían visto los huevos y algunas polillas habían muerto, decidí tirar la caja. Durante el mes que duró este pequeño proyecto recogimos las distintas fases en un pequeño cuadernito que podéis descargar pinchando aquí y en la portada. 

https://drive.google.com/folderview?id=0B2KNowNDUsorN3JWOS1peGtnZ00&usp=sharing

También contamos un cuento que aportó un niño de mi clase y que me gustó mucho: ¡Tenemos gusanos de seda!, de Fina Rifá. Es difícil de localizar por lo que lo tuve que escanear. Podéis verlo pinchando en la portada.
https://plus.google.com/u/0/photos/110013319252116405367/albums/6024743531640597761

Para que tengáis más ideas que cómo enfocar el trabajo con los gusanos de seda, el libro Construír, jugar y compartir, describe cómo realizaron ellas este trabajo en el apartado Algo más que criar gusanos de seda. Yo he sacado de ahí algunas ideas. 

Y por último, os recomiendo que visitéis una blog que he descubierto hace poquito que se llama Investigando para la vida, en especial la entrada Los "invisibles" que no caben en las carpetas. En ella habla de su trabajo con los gusanos de seda pero lo que más me gusta es su reflexión sobre todo el trabajo que hacemos en las aula de Educación Infantil y que no se plasma en fichas ni libros de texto. A pesar de estar demostrado que es con el que de verdad aprenden los alumnos supone una verdadera lucha para los maestros hacerlo "visible".

sábado, 7 de junio de 2014

Figuras con bloques lógicos

Para trabajar las relaciones geométricas con mis alumnos de 3 años he adaptado una serie de actividades que habitualmente se realizan con el tangram, a los bloques lógicos. Os voy a contar la secuencia que hemos desarrollado a lo largo del curso en el rincón de lógica-matemática.

Durante el primer trimestre les dejé en varias ocasiones los bloques lógicos en la mesa del rincón para manipularlos libremente. Los amontonaron, los pusieron en fila, cubrieron con ellos espacios de la mesa y los clasificaron por formas y colores. En el segundo trimestre, una vez que estuvieron familiarizados con el material y el funcionamiento de los rincones, hice unas plantillas para construír con los bloques árboles, coches, animales, etc. En los dibujos se marcaba con rotulador más grueso el contorno de la figura y con rotulador más fino las piezas que tenían que usar para cubrirla. Buscando la figura que era igual en forma y tamaño de ese "subespacio" llegarían a la figura "global".

https://plus.google.com/photos/110013319252116405367/albums/6022122259963843057

Y en el tercer trimestre hemos pasado a la fase que más me ha gustado. Ahora tenían también plantillas con formas que tenían que cubrir ajustándose al contorno pero en las que no se dibujaban las figuras que tenían que emplear para ello. De esta  manera tenían que pensar cómo descomponer jirafas, robots o castillos en las figuras geométricas que componen los bloques lógicos manteniendo la superficie total. Ha sido interesante ver cómo establecen hipótesis sobre el tamaño o la forma de las figuras que podrán usar o no. 


Pinchando en las imágenes podéis acceder al album en el que están cargadas todas las plantillas. 

https://plus.google.com/photos/110013319252116405367/albums/6022122259963843057

En el libro Contruír, jugar y compartir viene desarrollada una secuencia muy similar para realizar con el tangram. Yo intentaré hacerme con uno en 4 o 5 años porque ofrece la ventaja de poder trabajar la equivalencia de las figuras y la construcción de unas a través de otras. Eso con los bloques lógicos no se puede hacer porque no coinciden las medidas y lo he echado de menos. 

En cualquier caso, os recomiendo que con uno u otro material la trabajéis en vuestra clase ya que es adaptable a 3, 4 y 5 años, el material que se necesita es muy sencillo de realizar y, como siempre, son increíblemnete interesantes los procedimientos que ponen en marcha los alumnos para resolver este tipo de situaciones.

sábado, 31 de mayo de 2014

Elmer, de David McKee

En Alternativa a la Religión hemos seguido trabajando sobre cuentos desde los cuales podemos extraer de los alumnos reflexiones sobre actitudes que se dan habitualmente en su entorno. En 3 años es especialmente complicado proque hay que "desgranar" totalmente los personajes de los cuentos y las escenas de la historia, analizando primero cada gesto, cada frase,...para poder después extrapolarlos a situaciones del cole y de su familia.

En mi programación de esta materia trabajo en 3 años los siguientes cuentos:
5. y Elmer.

http://www.casadellibro.com/afiliados/homeAfiliado?ca=21002&idproducto=1065515Pinchando en cada enlace podéis ver las entradas con ideas de actividades para cada cuento y su material en .pdf. Me faltaba hablar de Elmer y compartir el material. Lo estamos trabajando estas últimas semanas de curso con mis alumnos de 3 años aunque hasta el último momento he dudado sobre si dejarlo para 5 años pues me parece algo complicado de entender por los niños de 3 años, que focalizan sobre todo su atención en los animales que aparecen, en los colores, ...pero con los que es dificil hablar sobre cómo se siente Elmer y comprender el final de la historia. Finalmente decidí trabajarlo ahora y retomarlo en 5 años con otras actividades y un diálogo de mayor nivel.

A lo largo de varias sesiones, hemos hablado sobre por qué Elmer era diferente, cómo se sentía por ello, qué hizo para ser gris como el resto de la manada, sobre si le gustaba que le reconociesen otros animales o no, etc. Hemos dibujado nuestra escena preferida, realizado elefantes con la palma de la mano,


decorado a Elmer con pintura de dedos y hemos escrito su nombre y buscado la palabra "elefante" entre otras imilares. Es importante destacar que las sesiones de Alternativa, aunque tengan programado algún trabajo en papel, el peso de la sesión lo tiene la lectura del cuento y el diálogo, que se centra en cada sesión en un aspecto diferente de la historia o de los personajes (en 3 años suele ser más repetitivo y hablamos varias veces de lo mismo). Yo leo el cuento en todas las sesiones, al principio toda la lectura la hago yo y cuando conocen bien la historia "leen" ellos una página cada uno.

En el caso de Elmer podéis comprarlo aquí y encontrarlo también en You Tube:



Y pinchando aquí o en la imagen podéis descargar la programación y los materiales en .pdf.

https://drive.google.com/folderview?id=0B2KNowNDUsora0NveE1xd0lmdDQ&usp=sharing

sábado, 24 de mayo de 2014

Las peticiones en 3 años


Una actividad que a mi me encanta es la de las peticiones con sus múltiples variantes. Consiste en reproducir modelos de dibujos hechos en cuadrícula pegando pegatinas en una cuadrícula igual pero vacía. Para conseguir las pegatinas necesarias deben pedirmelas por escrito y venir con su lista a mi mesa sin ver en ese momento el modelo original. La hice con mis ex-alumnos en 4-5 años con una parrilla de 3x3 cuadrados (podéis verlo aquí)


y en 5-6 años con un cohete (podéis verlo aquí).

Me parece que es una actividad ideal para trabajar el número desde la funcionalidad y plantea una situación muy lúdica para los alumnos en la que es imprescindible que usen el conteo para poder resolverla con éxito. Para poder pedir las pegatinas sin que sobren ni falte ninguna deben contar las del modelo y después realizar una representación, que varía desde escrituras "al azar" como ahora veréis en 3 años, dibujos de las pegatinas necesarias, números y un código de colores y formas o lenguaje escrito. Y combinaciones de todas ellas. Después deben pegarlas para lo que, según la complejidad del modelo, deben contar los cuadrados para ubicar su posición exacata. Al final ellos mismos comparan su producción con el modelo dado lo que da al alumno absoluta responsabilidad en la validación de su trabajo. Podéis ampliar toda esta información en este artículo.
Este curso quise realizar la propuesta del libro Construír, jugar y compartir para 3 años. Os voy a contar mi experiencia, que así como en las ocasiones anteriores salió perfecta, en esta ocasión no dió los resultados esperados. Pero quiero compartirla porque me parece ineteresante que no tiremos la toalla (que me dieron ganas, jeje) cuando los resultados no son ni parecidos a los de otras compañeras ya que aún así podemos obtener información muy interesante sobre nuestro grupo de alumnos y nuestro propio trabajo. Comencé por adaptar su propuesta de la vaca a nuestro pequeño proyecto sobre el camaleón. Hice varios modelos  de camaleón jugando con las variables:
1. Número de pegatinas empleadas para decorar el modelo.
2. Número de diferentes colores de las pegatinas.
3. Disposición espacial de las pegatinas en el modelo.



La actividad la propuse para el rincón de lógica-matemática durante una semana sobre el mes de Marzo. Se la expliqué en la asamblea, haciendo hincapié en que tenían que decorar su camaleón igual, que tenían que venir a la tienda a comprar pegatinas pero con una lista y que para ganar no les podían faltar ni sobrar pegatinas. Esa semana diseñé para el resto de rincones actividades en las que los alumnos pudiesen ser más autónomos ya que en mi aula no hay casi ningún tipo de apoyo y yo estaba casi todo el rato en mi mesa y la de lógica-matemática, para dar los modelos a los niños que elegían el rincón, ver los procedimientos que utilizaban y después ver sus listas, proporcionarles las pegatinas que me pedían y observarles en la validación.


Pues bien, yo esperaba que para elaborar las listas dibujasen las pegatinas usando las ceras y/o lápices que tenían en el rincón, bien con colores o simplemente los cuadrados. Dos niños realizaron rayitas y cuadrados


pero el resto intentó utilizar el lenguaje verbal escrito rellenado parrafadas de letras, peseudoletras o imitaciones de texto escrito que luego hacían que leían pero en realidad recordaban las pegatinas de memoria o las pedían al azar.















Cuando las tenían iban a su mesa y pasaron 3 cosas con muchísima frecuencia:
1. Perdían las pegatinas por el camino.
2. Una vez en la mesa "se liaban" con pegatinas que habían pedido otros niños.
3. No recordaban que tenían que pegarlas como el modelo y las pegaban como querían o incluso coloreaban la vaca sin hacer caso a las pegatinas.


La mayoría de los niños consiguió ganar en un primer o segundo intento usando la memoria para pedir las pegatinas (usaron el conteo pero no la escritura numérica, que era mi objetivo). De los que no pegaron bien las pegatinas la mayoría no reconocía el error al comparar su trabajo con el modelo por lo que no veían la necesidad de volver al rincón a jugar aunque yo les dijese que habían perdido y podían volver a intentarlo.

De mi experiencia yo extraje tres conclusiones:
1. La cantidad del 1 al 3 estaba consolidada ya que la mayoría contaba hasta 3 para saber la cantidad necesaria y usaba el número correctamente para pedir las pegatinas de cada color.
2. Habíamos usado poco el lenguaje matemático escrito frente al lenguaje verbal escrito y por eso los niños recurrían inmediatamente a este último.
3. El grupo era aún poco autónomo para realizar este tipo de actividades con éxito (no perder pegatinas, comprender la consigna y la validación, "hacer suyo" el problema, etc.).

Así que comenzamos a utilizar el lenguaje matemático escrito en otras actividades fundamentalmente de asamblea y rincón de ciencias y a trabajar la autonomía en las actividades del rincón de matemáticas. Y esperé, que a veces es lo que hace más falta. Y hace unas semanas repetí la actividad con la vaca que propone el libro, ya que estábamos trabajando sobre nuestra visita a la granja-escuela.



Y sucedió lo siguiente:
1.En las peticiones por escrito apareció de nuevo mucho lenguaje verbal escrito aunque aumentaron bastante las poducciones que yo esperaba la primera vez: dibujos de tantos círculos como pegatinas (incluso un niño reprodujo la vaca) y 2 ó 3 niños escribieron números.



2. Ningún niño utilizó los colores para marcar las pegatinas. A los que las pedían al azar o yo veía que no conseguían pedirlas bien, les ayudé sugiriéndoselo pero estaba claro que no veían la necesidad.
3. La mayoría siguió pidiendo las pegatinas de memoria y algunos niños emplearon el azar.
4. Todos los niños se encargaron de sus modelos y sus pegatinas aunque cuando sobraban no me lo decían directamente pero cuando les faltaban volvían a pedírmelas en lugar de coger las de otro niño (no llegué a limitar el número de viajes porque no era un obstáculo en el caso de mi grupo pero esto es un gran avance para actividades de posteriores cursos).
5. En la validación, todos sabían si estaban pegadas igual que el modelo o no y por tanto ellos mismos podían decir si habían ganado o perdido.
6. Los que perdieron siguieron sin mostrar mucho interés por volver a jugar por lo que pasada una semana decidí no repetir la actividad más modificando más variables.

La actividad no salió de nuevo como esperaba y de hecho varias veces, entre el lio de observar a los niños, atender a los de otros rincones, ver que esto no salía como yo pensaba, alguna pegatina por el suelo, etc. pensé "mira, me dedico a hacer las fichas del método y me dejo de tanto rollo". Mi conciencia no me lo permite y al final terminé la actividad, hice fotos y pensé en que todos hemos aprendido cosas y que también tengo que compartir en el blog experiencias que no salen perfectas pero que sirven para mucho. En este caso, las peticiones nos han servido:

1. Para trabajar la autonomía con los alumnos, la autonomía física pero sobre todo la intelectual. Y para saber que tengo que seguir trabajándola con propuestas en esta línea. Y para saber que este grupo necesita madurar para lo cual hay que esperar un poquito.
2. Para que se enfrenten a tareas con una alta carga de responsabilidad por su parte, en las que yo soy una mera observadora. Ellos deciden hacer la actividad de un modo u otro, deben apropiarse de ella y tomar decisiones según las cuales ganarán o perderán. Esta es la forma de aprender realmente, de que apliquen los conocimeintos (en este caso el conteo y la numeración) a problemas del entorno y no solo queden ligados a fichas escolares de su método sin sentido para ellos y que sólo nosotros podemos validar.  Si quiero trabajar en esa línea, hay que ir "ensayando".
3. Para conocer a mi grupo: han interiorizado el lenguaje verbal escrito y lo utilizan a su nivel pero con fluidez. Casi ninguno dudó en que ahí estaba la clave de la petición. Esto indica que tengo que trabajar más la utilidad del lenguaje matemático escrito en las actividades del aula y en el entorno en general.
4. Para confirmar qué alumnos tienen consolidado el conteo y cantidad del 1 al 3 y los colores.

 
Por último os dejo los links para descargar los modelos con pegatinas y la ficha vacía, tanto de los camaleones como de la vaca, pinchando aquí o en las imágenes.


Y aquí terminamos. Espero que os haya servido la entrada, un poco larga esta vez y os animo a realizar la actividad en vuestras aulas. Es  una propuesta que a mi me gusta mucho y que creo que, independientemente de cómo salga nos proporciona una información interesante y produce sin duda aprendizajes en los alumnos.