jueves, 29 de noviembre de 2012

El dibujo y la creatividad

Hablando con unas compañeras surgió una discursión sobre si había que enseñar a dibujar a los niños de Ed.Infantilo por el contrario, no decirles nada y que ellos descubran cómo se hacen el cuello, las camisas o los zapatos de tacón.

Yo estoy absolutamente a favor de enseñarles a dibujar. Que es muy distinto a decirles qué tienen que dibujar. En mi opinión, el dibujo refleja la forma de ver el mundo real e imaginario que rodea a un niño; y a su vez, un dibujo detallado, ayuda a los más pequeños a percibir cada vez más detalles en el entorno.

Otras compañeras piensan que enseñar a dibujar anula la creatividad. Y yo me pregunto ¿qué creatividad?. Creatividad no es hacer un dibujo bonito. Puede influir en ello, pero desde luego la creatividad no se mide solo en el ámbito artístico ni se desarrolla unicamente a través de éste.

Ser creativo implica buscar alternativas, soluciones diferentes a un problema, presentar nuevas ideas y llevarlas a cabo adaptándose a determinadas situaciones.


Desarrollamos la creatividad en el aula a través de nuestra propia metodología. Si siempre hacemos todos lo mismo al mismo tiempo, estamos contribuyendo a anular la creatividad. Si en cambio, proponemos alternativas, dejamos margenes de elección, planteamos actividades con varias formas de resolución, etc.; fomentaremos el desarrollo de la creatividad, entendida como capacidad de crear cosas nuevas.



¿Y que entiendo yo por enseñar a dibujar?. Hacer conscientes a los niños y niñas de las propiedades de los elementos para incluirlas en el dibujo. Si enseñar a dibujar consiste siempre en dibujar y que copien (que a veces puede ser bueno y necesario) y dibujar todos lo mismo, quizá contribuyamos algo a anular la creatividad. Si enseñar a dibujar, una camiseta, por ejemplo, es hacer unos trazos delante de los niños, hablar de las mangas cortas y largas, del cuello redondo o en pico y ver nuestras camisetas y pensar cómo las dibujaríamos; me parece que enseñar a dibujar una camiseta es dar alas a los niños para que un día decidan pintar en ella un Spiderman o añadirle volantes en las mangas.
 
Hace unos días vino Roberto a mi mesa y me dijo enseñándome el dibujo de un señor: "Quiero ponerle una capa de estrellas pero es que no se hacer la capa". Por supuesto yo le digo cómo podría añadir una capa a su dibujo; y si se bloquea y aún así no puede, le cojo la mano y le ayudo a hacerla o se la dibujo en un papel para que pueda fijarse. ¡La idea de añadir la capa de estrellas ya me parece creativa!. El querer añadir detalles a un dibujo libremente es el resultado de fomentar la creatividad de muchas formas en el aula y no creo que se anule por ayudarle a hacer unos trazos. Esa ayuda es la puerta para poder un día añadir capucha a esa capa, cambiarle el estampado o decidir que en lugar de capa, prefiere poner una mochila con una bombona de oxígeno. El caso es no permitir que por un "no sé dibujar esto", ya nunca más vuelvan a aparecer esos elementos en sus dibujos.


Y teniendo en cuenta que en Primaria no van a dedicar mucho tiempo a dibujar con calma, tenemos que aprovechar a impulsar en Infantil el placer que puede suponerles plasmar en un papel lo que son capaces de ver e imaginar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario