jueves, 17 de octubre de 2019

Rincón de arte: araña, arañita...

En esta entrada voy a comprartir una actividad de arte que cogí "prestada" de Marta, a través de su blog Tres, quatre i cinc (visitadlo porque el contenido es muy muy bueno). Ella tituló la propuesta "El baile de las arañas". Como estamos a principio de curso y yo en este momento dedico mucho tiempo a actividades en la alfombra en general y, en particular, a cantar canciones, muchas propuestas surgen o las hago yo surgir a propósito de alguna canción. Y en este caso, contextualizamos la actividad con la canción "Araña, arañita, sube la escalera...".

Sobre una cartulina roja dejé caer unas gotas de pintura negra mezclada con cola y un poco de agua. Después les propuse usar cerillas para extenderla desde la gota hacia fuera y así hacer patas que convertirían las manchas en arañas. Con ello buscaba, sobre todo, que controlasen sus movimientos y, en concreto, en relación con la pintura. Hasta ahora habíamos pintado mucho con las manos y con rodillos gruesos sobre papel continuo. Quería que se concentrasen en realizar un trabajo más fino y en un espacio más pequeño. También pretendía que fuesen mejorando la posición de los dedos en forma de pinza de cara a coger lápices y pinturas.



Se nos olvida lo increíbles que son los alumnos de 3 años. Se maravillan tanto por todo... Casi lo que más les gustaba es verme a mi echar los goterones de pintura. Y cuando acababa me decían "Ahora pon algún hijo" (pidiendo gotas más pequeñas).

Después les dejé en la mesa un tarrito con ojos móviles para ponerlos en el cuerpo. Los ojos no se pegan y por eso es importante que la pintura negra lleve cola. Ellos solos los cogían y los iban colocando sobre las manchas. 

Cuando les expliqué la propuesta hablamos de que las arañas tenían dos ojos como nosotros. Y la mayoría de los alumnos colocaron sólo dos en cada araña, lo cual matemáticamente ya es muy interesante.


 Algunos se dejaron llevar por la diversión de poner ojos y también les quedó genial.


Colocar los ojos fue también una buena manera de desarrollar la motricidad fina ya que eran pequeños y no era sencillo cogerlos y colocarlos sin que se cayesen por la mesa o el suelo o se volcasen sobre la mancha. Si les pasaba esto, tenían que cogerlos de nuevo y darles la vuelta y ya no quedaban transparentes. Poco importaba esto después de todo el esfuerzo que suponía para unas manitas de 2-3 años, ponerlos por fin en la araña.

Cuando se secó la pintura negra pintaron telarañas con ceras blancas. Esto también ha sido muy interesante en este momento del curso porque para que se viese la telaraña tenían que apretar la cera más de lo que lo hacen algunos niños habitualmente.


Por último les pegué yo el título y una etiqueta con el rincón en el que habían realizado el trabajo y uan explicación muy breve de lo que habían hecho y por qué.


La actividad la propuse para el rincón de arte durante las cuatro sesiones de trabajo por rincones de una misma semana. Los niños que libremente elegían el rincón me pedían la cartulina y les echaba las gotas de pintura en ella. Sobre la mesa tenían un cuenco con cerillas y otro con los ojos y ellos hacían las patas y colocaban los ojos.  Cuando repetían en el rincón ya estaban secas las arañas, me pedían su trabajo y pintaban las telarañas.

lunes, 7 de octubre de 2019

Reuniones con familias en 3 años


Llevo unos años replanteándome la relación que tenemos con las familias e intentando hacer pequeños cambios para que tengan más información de lo que hacemos y se sientan más acogidas. Me encantan los momentos de entrevistas/tutorías, las reuniones y los contactos en la puerta cuando traen a los niños y los recogen. Me gusta explicar mi trabajo y contar a las familias cómo están sus hijos en mi clase y también que ellos me cuenten cómo son mis alumnos en sus casas y cómo viven la escuela cuando no están en ella. Pero tenemos tan poco tiempo para ello y a veces hay tanto "miedo" al contacto con familias, a que entren al aula... 

Las reuniones individuales muchas veces duran 30 minutos escasos y sólo nos da tiempo a intercambiar brevemente información sobre los niños y a tocar por encima alguna circunstancia familiar. Así que intento exprimir al máximo las reuniones grupales para contar con todo detalle posible cómo trabajo y por qué y que hacen los alumnos en el aula una jornada taaan larga.

Los recursos materiales y el espacio son importantes en la reunión. La realizamos en el aula y así respiran durante una hora ese maravilloso olor entre goma de borrar y témpera y viven en el espacio en el que sus hijos pasan más de la mitad de su día. Las sillas las intento colocar en semi círculo orientadas hacia la pizarra digital. Siempre uso power point (luego veréis uno de ejemplo) para poder mostrar a las familias fotos y videos de sus hijos en el aula y que se hagan una idea de lo que es, por ejemplo, trabajar por rincones. 

En cuanto al contenido, hay aspectos que trato en todas las reuniones:

-  Evaluación del trimestre anterior (si lo ha habido), en la que repaso de forma muy general y breve las tres áreas del currículo contando el nivel del grupo en los distintos objetivos. Intento que no sea una lectura del informe final del trimestre sino una valoración que realmente cuente a las familias cómo SON los niños como aprendices y cómo ESTÁN en el aula, así como las RELACIONES como grupo.

- Contenidos que estamos trabajando o que vamos a trabajar. Paralelamente voy contando cómo los vamos a trabajar, tanto mi opción metodológica como propuestas concretas. Me extiendo más o menos dependiendo del resto de puntos a tratar en la reunión. 

- Otras informaciones, como por ejemplo: salidas, actividades de centro, recordatorios de normas, estado del fondo común que tenemos para la compra de material, etc.

- Y dejo un tiempo final para preguntas y comentarios.

En cada reunión elijo otros puntos específicos en los que intento aportar a las familias, por un lado, información accesible del proceso de desarrollo de los distintos aspectos (lectoescritura, pensamiento matemático, motricidad fina y gruesa, autonomía, etc.) y por otro, qué hacemos en la clase para acompañar ese proceso de desarrollo, de forma lo más concreta posible y mostrando materiales que usamos. 

Os voy a contar los aspectos específicos más importantes de cada reunión, aunque siempre hay cosas que añado cada año en función del grupo. En esta entrada me centraré en el nivel de 3 años y en otro momento os contaré los de 4 y 5 años.

En 3 años el día de la reunión del PRIMER TRIMESTRE es casi el primero que ven la clase con detenimiento así que en primer lugar les enseño este maravilloso espacio con todo detalle. 


Además, en este momento es esencial contar cómo está siendo la adaptación del grupo y cómo preveo que continúe así que doy todo tipo de detalles y anécdotas relacionas con las primeras semanas y les enseño alguna foto. Las familias están preocupadas y no tienen ninguna idea sobre cómo están los niños en el aula porque ellos aún no tienen muy desarrollada su capacidad de expresión.

Después explico brevemente lo que, de acuerdo con el curriculum vamos a trabajar y me centro mucho en los hábitos, explicando también con detalle la importancia que tiene para sus hijos en todos los ámbitos, adquirir progresivamente una mayor autonomía. A veces no se dan cuenta por qué es tan importante poner una cinta al abrigo que facilite colgarlo o por qué es imprescindible que las zapatillas tengan velcro y los niños se las puedan quitar solos. Para un papá o mamá puede ser algo secundario y no saben cómo se siente su hijos cuando se le escurre constantemente la capucha en la percha o tienen arena en los pies o las manos sucias y dependen de mi para estar a gusto (y por tanto disfrutar, aprender, relacionarse, etc.)


Luego explico cómo es un día en la clase, repasando lo que hacemos en los distintos momentos del día y doy unas pinceladas sobre cómo trabajo y por qué. Aunque cuento, por ejemplo, que hay una sesión de trabajo por rincones y explico qué es y por qué es mi opción metodológica, no me da tiempo a pararme con detalle en qué se hace exactamente en cada rincón. Lo dejo para las siguientes reuniones de este curso.


En la reunión del SEGUNDO TRIMESTRE, cuando repasamos los contenidos a trabajar aprovecho para explicar qué es el enfoque comunicativo y por qué enseñamos/aprendemos así. A estas alturas de curso han recibido en casa muchas notas escritas por sus hijos "a su manera" y será una práctica muy habitual. Por tanto, ha llegado el momento de saber por qué. Hago hincapié en que desde 3 años empezamos a leer y escribir en situaciones reales en las que es necesario hacerlo. Igualmente, los conceptos matemáticos los relacionamos con situaciones cotidianas en las que también se hacen imprescindibles para resolver problemas y comunicar información sobre los objetos y sus relaciones. También explico algunas actividades específicas y les enseño materiales que empleamos.


Relacionado con la enseñanza aprendizaje de la lectura y escritura desde el enfoque comunicativo, les cuento las fases que atraviesan todos los niños en el aprendizaje de la escritura. Este momento les encanta porque todos sitúan a sus hijos en alguna de las fases y entienden todo lo que hasta ahora veían "escrito" en notas, dibujos, etc. Es importante además que sepan que el aprender a escribir es un proceso con gran componente madurativo, igual que otros aspectos de su desarrollo que ya han vivido (andar, sueño, etc.)


Después hablamos sobre el informe que reciben al final de cada trimestre, explicándoles cómo hago la evaluación y lo complicado que es en ocasiones ceñirnos a ítems tan concretos en niños de sólo 3 años.

Por último, suelo aprovechar esta reunión para recordar pautas que favorecen el desarrollo del lenguaje oral, tanto la expresión oral como la pronunciación. En 3 años encontramos muchísimas diferencias en estos dos aspectos y es fundamental trabajarlo desde casa y el cole ya que el lenguaje oral facilita enormemente la convivencia en el aula y favorece la relación de los niños entre sí y con los maestros.

Os dejo como ejemplo un power point que usé para esta segunda reunión. Podéis verlo aquí o pinchando en la imagen.

https://drive.google.com/open?id=1SpEAGtYBh5OyU4pjgmXiKBdfvHXn_ya6

Si la reunión del TERCER TRIMESTRE la hacemos al final de éste suelo dedicar más tiempo a hacer una buena valoración final. Hago hincapié de nuevo en la autonomía, primero en la que se refiere a la satisfacción de necesidades básicas para lograr cada vez una mayor autonomía intelectual. Es que me parece taaan esencial...

Y doy unas pequeñas recomendaciones para el verano. A estas alturas muchas familias me suelen preguntar que si recomiendo algún cuadernillo, que qué cuentos contamos para que puedan comprarlos, que si es necesario hacer "deberes", etc. Así que aprovecho para sugerir "mis deberes de verano": ¡disfrutar de sus hijos/as!, que éstos jueguen muchísimo libremente, visitar con ellos alguna biblioteca, o ir a un museo, que pongan la mesa (que además de ayudar, nos sirve para hacer matemáticas), o que escriban lista de la compra (enfoque comunicativo), hablar mucho con los niños/as, darles responsabilidades (llevar sus cosas a la piscina, al parque, etc.)...


  
Quiero meter en las próximas reuniones alguna dinámica de grupo para hacer con las familias. En la primera reunión que tendremos pronto con mi grupo nuevo de padres y madres, puede que tengan que pensar un deseo para sus hijos o alguna expectativa que tengan sobre el cole para este curso, pero aún tengo que definir la idea. De todas formas, no he encontrado ninguna que me guste del todo y en la que no importe que no hayan asistido todas las familias. ¡Si tenéis sugerencias me encantaría que me las dejaseis en comentarios!