jueves, 7 de agosto de 2014

Escuela, participación y creatividad

Estoy preparando un seminario que voy a dar en la Universidad Autónoma sobre la participación de los alumnos en las aulas de Educación Infantil. He releído dos artículos que publicó El País sobre la escuela, la creatividad y la adaptación de los maestros a los nuevas demandas de los alumnos que llegan a nuestras aulas. Uno de ellos se titula La buena escuela no asfixia la creatividad y el segundo Nuevos tiempos, nuevo profe. Os recomiendo que los leáis en el enlace pero por si algún día desaparecen, podéis descargarlos aquí.

Tenemos la enorme suerte de que los alumnos de Educación Infantil vienen con el interruptor de la participación en modo "On" y con muy poco esfuerzo cuentan cosas, opinan sobre todo lo que hacemos, nos dicen con sinceridad si algo les gusta o no y nos dan sugerencias que esconden todo lo que quieren aprender y cómo les gustaría hacerlo. A más participación, más implicación en la vida del aula (porque la toman más como algo de todos y no de la profe solamente) y por tanto acogerán con mucho más éxito cualquier propuesta nuestra y eso conllevará un aprendizaje mucho más profundo y generalizado. Esto a su vez redundará en una mayor particpación y así entraremos en un ciclo sin fin. ¿O si tiene fin? Se lo ponemos sin darnos cuenta. Para no cortar esa participación que viene de serie es importante que nuestra metodología les deje espacios, tiempos y materiales para hablar, para pensar y para decidir. (Y muchas más cositas de las que ya hablaré en el seminario e intentaré grabar en vídeo). En cuanto algún elemento falle reiteradamente, el ciclo se corta y pasamos a la escuela meramente trasmisora que acaba con la creatividad de los alumnos. Creatividad no entendida exclusivamente como "creatividad artística" sino creatividad en la búsqueda de soluciones a los problemas, en la toma de decisiones y en la manera de relacionarse con el entorno. Creatividad trabajada desde el arte, desde las matematicas, desde el lenguaje y desde la disposición de las mesas y las sillas en clase o de la manera de determinar a qué se juega hoy.


Se oye con frecuencia lo de que "la escuela mata la creatividad" cuando no siempre es así y, sobre todo, cuando está en nuestra mano en gran medida hacer falsa dicha afirmación. De todo esto habla La buena escuela no asfixia la creatividad . Es realmente complicado de modo individual llevar a cabo metodologías como las de los centros Montessori. Para determinadas formas de trabajo está claro que hace falta una logística que implica a todo el centro. Pero hay infinidad de detalles diarios y de formas de hacer las cosas que se pueden llevar a cabo en un aula, en mi aula. Trabajar por rincones, por ejemplo, no implica necesariamente renunciar a los libros de texto que todas las compañeras han estado de acuerdo en elegir; evita limitar las actividades de matemáticas a las fichas del método permitiendo un tiempo y un espacio para pensar y crear; deja un margen bastante amplio de elección personal sobre las actividades qué quiero hacer, cómo y con quien; y nos permite observar a nuestros alumnos y adaptar la clase (con todo lo que conlleva) a ellos, su actividad y por qué no, sus demandas. A veces si las escuchamos, nos damos cuenta de que no son nada descabelladas, ¡ni nos quitan tiempo de nuestra programación!. Fomentamos con todo esto la creatividad (y la participación en el aula, que para mí van ligadas) sin dejar de trabajar hábitos, rutinas, normas. Una cosa no es excluyente para nada de la otra.


Pero es curioso que se piensa que sí, y que dejar a los niños un margen de elección es el caos, que hacer actividades que se salgan un poquito más de los métodos, es de locos. Me parece muy interesante (y bastante terrible) una afirmación del artículo Nuevos tiempos, nuevo profe, que dice que el sistema educativo no favorece la innovación, la tolera. Y aún cuando determinadas metodologías han sido probadas como mejores para los alumnos, se sigue reproduciendo lo ancestral, porque es lo que los maestros veteranos llevan haciendo durante años, porque es lo que mayoritariamente ven los maestros nuevos y las familias lo toleran porque es lo que vivieron en su etapa escolar. Y al final, toda iniciativa, realmente más interesante y posiblemente mejor para el aprendizaje, queda reducida a un aula, a un blog, a un foro....a un claustro virtual. El día que nos cansemos el sistema ni lo notará ni nos llamará la atención, seguiremos cobrando lo mismo, con nuestro mismo puesto de trabajo,... Da hasta miedo, ¿no?
 

8 comentarios:

  1. Hola Elisa,
    Me gustan estas reflexiones que planteas en tu blog.
    En este caso, estoy bastante de acuerdo con lo que expones aunque te veo al final un poco pesimista, jejeje.
    Yo entiendo creatividad (no soy ninguna experta, solo es una intuición) como ese potencial que tiene cada persona para relacionarse con el entorno de una manera propia. Todo el mundo tiene un poco de ello, más torpemente o de manera brillante, más fluida o más contenida , se es más creativo o menos creativo. Hasta los niños más pasivos tienen ese potencial.
    En todo caso la creatividad es algo que se puede desarrollar y hacer crecer con la influencia del entorno. En la escuela, el modelo de un maestro creativo y tolerante con las iniciativas de los alumnos, que reconduce las ideas pero dejando que sean ellos mismos los que se contradigan, puede contribuir a que sus alumnos sean más creativos.
    Tienes razón que hay una cuestión de metodologia y reproducción de modelos escolares. Parece que aún predomina una escuela tradicional, transmisora y poco flexible que frena la creatividad y espontaneidad de los alumnos. Pero tampoco se trata de incorporar todas las novedades tecnológicas actuales, ni dejar que cada alumno haga lo que le apetece después de un ratito de asamblea, o decidir que ahora trabajamos sin fichas y hacemos actividades "diferentes". Eso no es hacer a los niños más creativos, no nos engañemos.
    Potenciar la creatividad está, como tu dices, en los pequeños detalles del dia a dia: escuchar, probar con ellos, admitir que llegamos a conclusiones parecidas desde puntos de partida diferentes, en plantear propuestas de trabajo abiertas para que cada uno se implique hasta donde pueda, incluso como quiera. Por ejemplo si un alumno de 5 años que en lugar de pintar los elementos equivocados de una imagen, los ha tachado y, cuando le pregunto, me razona que lo ha hecho porque "estaban mal", tengo que admitir que ha resuelto el problema de una manera creativa. Otra cosa será negociar con él que además yo quería que practicara un poco el colorear dibujos. Si yo me pongo como una energúmena y le digo que está mal porque había que pintar, le transmito que solo hay una solución posible y que además es la mia.
    Yo creo en una escuela con normas, con horarios (flexibles, claro) y aprendizajes reglados. Los niños deben aprendrer a adaptarse a un entorno de ese tipo porque la sociedad exterior tambien está llena de normas. Pero con nuestra actitud de maestros les podemos dar las herramientas para que puedan adaptarse a ellas desde su punto de vista, desde soluciones particulares que son las suyas propias, con creatividad.
    Tambien es verdad que en el parvulario lo tenemos muy fácil para trabajar de esta manera, mucho más que en primaria y secundaria. Y que habrá maestros "aburridos" pero hay mucha gente válida de diferentes maneras, cada uno va dejando mella en su clase y seguro que los que son así no se van a cansar, porque por eso son creativos.


    Bueno, menudo rollo he soltado aquí. Pero es culpa tuya, por hacer estos posts, ;-)
    Qua vaya bien el seminario. Seguro que haras que sea muy interesante.
    Saludos y gracias por compartir esos artículos.
    Marta / TresQuatreiCinc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta!!!
      Muchas gracias por tu comentario!! No es ningún rollo. Es muy interesante que haya participación!!
      A lo mejor ha quedado un final muy pesimista, sí, cuando no es del todo la idea que pretendía! Pero es verdad que ese artículo me parece que tiene afirmaciones pesimistas que son reales. Yo a tí, que planteas actividades maravillosas en tu blog (y muy adecuadas para fomentar la creativdiad en el sentido al que nos referimos y en el que creo que estamos de acuerdo) no te hubiese conocido si no abro mi blog y un día por casualidad (no receurdo bien ya ni como), llego al tuyo. Y así todo lo que me ha hecho trabajar como trabjo (infinitamente mejorable aún). Es en realidad fruto de muchas casualidades como esta, cuando debería ser fruto de la línea marcada por el propio sistema. Con el final me refiero a este hecho. No sé si me explico...
      Estoy totalmente de acuerdo con que la creatividad no se potencia sin normas o sin hacer nada "reglado". Creo que como dices es cuestión de matices a veces más sencillos y pequeños. Pero esos matices me parece muy importante tienen que estén de forma general. Y eso que yo a veces me he puesto como una energúmena porque no lo han hecho tal cual decía la ficha....jeje, muy mal hecho.
      Muchas gracias Marta!! Un saludo!!
      Elisa

      Eliminar
  2. Que te voy a decir yo? Qué hay días que pienso que tenía que callar, no dar ideas y seguir la corriente de la gente, pero si hiciéramos esto, perderíamos la ilusión.
    Que en ciclo deciden que hay que coger método para las letras, método para las matemáticas, método para las unidades, pues no se puede hacer nada pero si en clase puedo intentar sacar tiempo para trabajr proyectos y hasta los rincones a mi manera pues lo intento. No se sí sí conseguiré más o menos pero intento que ellos decidan, participen y darle mil vueltas a los temas para implicarlos más , a través de juegos , actividades que les involucren unidas a las TIC también y a la vez terminar los dichosos libros, cuando veo a mi alrededor que los niños pueden copiar las fichas directamente de la pantalla digital.
    Si es cierto que nos cuesta salir, que todavía estamos anclados que haga incluso queremos anclar al resto con comentarios "no podemos trabajar unas as que otras" que ya sólo faltan que me digan "la p con la a es pa"
    Como ves, yo también estoy pesimista, y tengo mi blog y leo otros muchos más como este para poder enriquecerme de la creatividad que sí veo que existe aunque sea fuera de mi centro, y esto al menos es un punto positivo Elisa, a veces, recibimos más de lo que damos, y lo mejor es que lo podemos adaptar a nuestro entorno.
    si es verdad, que en infantil parece que se ve, de otra manera.
    Espero te vaya bien el seminario, ya nos contarás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa!!!
      Muchas gracias por tu comentario!! Me encanta que haya participación porque así todos aprendemos más!!
      Te contesto un poquito como a Marta con lo de pesimista. Debo estar así por no haberme ido de vacaciones, jeje, pero no es la idea general. Creo que los que somos de una forma no nos cansamos así tan facilmente, pero es verdad que hay una cierta indiferencia del sistema en general. Por supuesto los blogs están siendo maravillosos para sacar cosas de las clases, enriquecernos muchísimo y dar visibilidad a propuestas que están funcionando muy bien en las clases, pero se quedan aquí, en este círculo. Yo estoy súper agradecida a todos los blogs ya todos los maestros que voy conociendo por internet pero me gustaría que esta filosofía de trabajo fuese más generalizada porque a todos estos maestros nos facilitaría mucho el trabajo en nuestros coles, ¿no'.Esa es un poco la idea pesimista quizá....
      Gracias y un saludo!!!!
      Elisa

      Eliminar
  3. Elisa yo puedo parecer igual de pesimista que tu. Yo soy el bicho raro de mi escuela y estoy mal vista porque siempre tengo algo que contradecir a como se trabaja. Pero porque realmente creo en mi trabajo no doy mi brazo a torcer y dentro de mi aula intento que sea lo más creativa y vivencial posible, aunque me impongan que todos los niños de infantil tengan que hacer la misma tapa del álbum (al final siempre intento que cada niño de su toque) y del "es que aquí siempre se ha hecho así". Pero para mi es muy triste que lo que para nosotras es positivo para los niños tengamos que hacerlo con riesgo de que acabes teniendo problemas en el centro. Gracias que tenemos nuestros blogs para sentir que no estamos solos en esta lucha y sobreesfuerzo para poder ofrecer a nuestros alumnos una oportunidad diferente. Y yo personalmente he aprendido y sigo aprendiendo aún muchas cosas gracias a todos los profesionales que hay detrás de estos blogs que nos abren la ventana a sus aulas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me suena eso de" que aquí se hace así" ¿porqué hay que hacer lo mismo, igual, igual en todo el ciclo? Y encima yo no tengo paralela!!! Esta es la parte triste del asunto. Estoy totalmente de acuerdo contigo Raquel, parece que tenemos miedo por trabajar.

      Eliminar
    2. Yo tengo la suerte de tener un poco más de libertad para escoger las actividades y trabajos en mi escuela y tenemos muy poco material editorial de fichas. Eso es un gran "que"!
      Pero es verdad (y que conste que dije en broma lo del pesimismo) que además da la sensación generalizada que en infantil nos esforzamos por una metodologia más abierta y que cuando pasan a primaria se reproducen modelos de cuando nosotras éramos alumnas de EGB (bueno, yo lo fuí, jejeje).
      Saludos a todas!

      Eliminar
    3. Muchas gracias por vuestros comentarios!! Es genial!!
      Estoy de acuerdo con todo lo que estáis diciendo!
      Yo también fuí a EGB ;-)
      Saludos!!
      Elisa

      Eliminar