sábado, 14 de junio de 2014

Pequeño proyecto: Nuestros gusanos de seda

Tengo mucha suerte porque hasta ahora las familias de mis alumnos han sido muy colaboradoras, han entendido mi forma de hacer Educación Infantil y han participado de ella, dentro de los límites tan estrictos que ponen a veces los colegios. Hasta ahora era yo la que pensaba qué quería hacer y lo iba acoplando a lo que las familias podían aportar a ello. Pero un día, a primera hora de la mañana, me ofrecieron gusanos de seda. Y en ese instante pasaron por mi cabeza todas las cosas que yo ya tenía pensadas para terminar el trimestre, las miles de fichas que me quedaban de los libros de texto, las aproximadamente 30 láminas de arte absurdas que trae el método y que aún no había hecho, el final de curso, las notas, ... Pero los cogí. Y de algo que yo pensaba dejar en el rincón de ciencias para observar y en algunos momentos de asamblea analizar el ciclo de los gusanos, nació un pequeño proyecto precioso que se ganó muchísima más relevancia que algunas de las fichas que me quedaban por hacer. Y el mes de mayo se llenó de conversaciones muy interesantes y muchas actividades de ciencia, matemáticas y lectoescritura que surgieron de algo que de verdad despertaba el interés de los niños de 3 años.


El día que llegaron fue muy emocionante porque eran tan pequeños que casi no los podían ver y todos los niños luchaban por hacerse un hueco y poder remover las hojas para ver dónde estaban. Los vimos por turnos y contamos 8 gusanos. Desde ese día la caja estuvo de lunes a viernes en el rincón de ciencias, disponible para los niños que elegían ese rincón.

http://www.casadellibro.com/afiliados/homeAfiliado?ca=21002&idproducto=1197941En primer lugar hablamos de su alimentación. Vieron que ya había hojas en la caja y recordamos el cuento La pequeña oruga glotona, gracias al cual ya sabían que comían hojas y no frutos, pasteles o salchichas. Al principio, como eran muy pequeños, comían poquito. Varios niños trajeron hojas de un arbusto del patio. Les dije que los gusanos no podían comer todo tipo de hojas sino solo las de morera. Cogimos una hoja de morera y vimos cómo era para poder localizar árboles con esas mismas hojas. Y fue muy satisfactorio cuando de camino al aula de informática un niño descubrió que uno de los árboles de nuestro patio ¡era una morera!. 

Cuando se aproximaba el fin de semana hablamos de qué pasaría con los gusanos si los dejamos en el cole solos. Pensamos que era buena idea pedir a nuestras familias ayuda para cuidarlos y alimentarlos esos dos días y entre todos elaboramos esta circular. Muchas se ofrecieron para llevárselos un fin de semana y otras aportaron hojas de morera durante las semanas que tuvimos gusanos.

Vimos que hacían caca y que había que limpiarles la caja de vez en cuando. En la asamblea, los niños los cogían, los traspasaban a la tapa, tiraban las cacas y hojas secas a la basura y ponían las hojas frescas para después colocar de nuevo los gusanos sobre ellas. Al principio pocos niños se ofrecían para coger los gusanos pero luego ya los movían sin problema y en el rincón de ciencias los ponían sobre diferentes superficies para observar qué hacían.

En estos "experimentos" murieron 3 gusanos. Ya sólo nos quedaban...¿cuántos nos quedarían?. Planteamos este problema en la asamblea y aunque no llegaban al resultado exacto sí estaban seguros de que había menos gusanos que antes. Los contaron y vieron que quedaban 5. Después vimos estrategias para resolver problemas que ya habíamos empezado a usar con otros problemas con números hasta el 6: dibujar el problema, representarlo en la recta numérica o contar con los dedos.

Pasaron las semanas y aparecieron los primeros hilos amarillos que recorrían las paredes de la caja.  Les encantaba tocarlos pero decidimos que sería mejor ya no tocar más a los gusanos ni sacarlos de la caja para que hicieran su capullo tranquilos y no se muriesen más. El día que apareció el primer capullo lo anotamos en el calendario. En el cuento La pequeña oruga glotona la mariposa salía después de más de 2 semanas pero nosostros íbamos a comprobar cuánto tardarían en salir las nuestras.

Esa semana en el rincón de ciencias planteamos una nueva tarea: teníamos gusanos y capullos. En total antes había 5 gusanos pero ahora algunos habían hecho ya su capullo ¿cuantos había de cada?. Tenían que ir a contar capullos y gusanos y anotarlo en su hoja. Me interesaba mucho meter alguna actividad en la que usasen los números para comunicar cantidades pues es donde he visto más flojo al grupo. 


Y después de dos semanas más ya teníamos los 5 capullos. Sólo había que esperar y cada mañana comprobar si habían salido ya las mariposas. Los fines de semana, el niño que llevaba a casa la caja tendría que estar atento y en caso de que saliesen, recordar el día para luego contarlos. Uno de estos fines de semana salió la primera mariposa y puso huevos. Aquí hubo una pequeña decepción ya que todos esperaban las mariposas de colores como la del cuento La pequeña oruga glotona y otros libros y dibujos. Y más de uno dijo "¡¡¡pero si son polillas blancas!!!". Pobres...


Contamos los días que habían tardado en salir (19) y lo anotamos junto al dibujo de la mariposa y los huevos. Después les conté que las mariposas morían después de poner los huevos y cuando ya todos habían visto los huevos y algunas polillas habían muerto, decidí tirar la caja. Durante el mes que duró este pequeño proyecto recogimos las distintas fases en un pequeño cuadernito que podéis descargar pinchando aquí y en la portada. 

https://drive.google.com/folderview?id=0B2KNowNDUsorN3JWOS1peGtnZ00&usp=sharing

También contamos un cuento que aportó un niño de mi clase y que me gustó mucho: ¡Tenemos gusanos de seda!, de Fina Rifá. Es difícil de localizar por lo que lo tuve que escanear. Podéis verlo pinchando en la portada.
https://plus.google.com/u/0/photos/110013319252116405367/albums/6024743531640597761

Para que tengáis más ideas que cómo enfocar el trabajo con los gusanos de seda, el libro Construír, jugar y compartir, describe cómo realizaron ellas este trabajo en el apartado Algo más que criar gusanos de seda. Yo he sacado de ahí algunas ideas. 

Y por último, os recomiendo que visitéis una blog que he descubierto hace poquito que se llama Investigando para la vida, en especial la entrada Los "invisibles" que no caben en las carpetas. En ella habla de su trabajo con los gusanos de seda pero lo que más me gusta es su reflexión sobre todo el trabajo que hacemos en las aula de Educación Infantil y que no se plasma en fichas ni libros de texto. A pesar de estar demostrado que es con el que de verdad aprenden los alumnos supone una verdadera lucha para los maestros hacerlo "visible".

7 comentarios:

  1. Qué entrada más preciosa Elisa. Dicen que las cosas que no se planean son las que mejor salen y esta vez fue así. Tiene mérito haber decidido hacer el proyecto con todo lo que tenias y te quedaba por hacer pero hay veces que lo mejor es hacer lo que nos pide el cuerpo y pensando en los niños.
    Seguro que los padres se dan cuenta que esga es la forma en que mejor aprenden y más se divierten sus niños. Lo "malo" que seguro que el año que viene los niños te piden mas proyectos y a ver qué haces con los libritos...
    En fín, dónde quedara la libertad de cátedra.
    Espero que el año que viene el blog se llene de proyectos tan bonitos como este.
    Un abrazo, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura!! Muchas gracias por tu comentario!! Me alegro que te haya gustado!!
      Un beso!!
      Elisa

      Eliminar
  2. La verdad es que abrir el aula a la improvisación, y dejar de lado lo estrictamente programado, nos abre muchas posibilidades: nos da libertad para elegir, organizar, ... según nos venga mejor, a adaptarnos a las situaciones y al alumnado. Muy buena elección la de quedarte con los gusanos, una experiencia muy interesante para tus peques. ;-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estoy de acuerdo contigo! Muchas gracias por tu comentario!
      Un saludo
      Elisa

      Eliminar
  3. Hola Elisa, mem encanta tu blog y tu forma de llevar el aula, creo que la etapa infantil es demasiado bonita para malgastarla con fichas y fichas de métodos sin demasiado sentido. Gracias a ti empecé a trabajar realmente por rincones, con el añadido de que en mi aula cuento con los 3 niveles, jejeje. Una de nuestras profes especialistas me ha ofrecido unos gusanos de seda, por lo que me encuentro en tu misma situación, finalizando proyectos y con todo planificado, pero además de esa programación, en mi cabeza también estaba esta entrada y decidí que los queríamos en el aula. El jueves llegan nuestras pequeñas orugas glotonas y quería tener todo preparado, me encanta tu cuaderno pero me podrías explicar como utilizas las fihas 2, 3 y 4?? Muchas gracias por tus ganas de trabajar y por transmitírnoslas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kati!!
      Me alegra mucho que te guste el blogy espero que disfrutéis mucho con los gusanos!!
      La ficha 2: cuando habléis de lo que comen pueden escribirlo ellos y dibujar las hojas de morera con los gusanos (vamos, lo que ellos vean cuando se asomen a la caja y vean los gusanos comiendo)
      La ficha 3: cuando aparezcan los capullos y habléis de ellos pueden escribir "crisálidas" o "capullo" y dibujar nuevamente lo que ven al asomarse a la caja.
      Y la ficha 4: cuando aparezcan als mariposas, apuntan los días que han tardado y escriben "mariposa" y dibujan lo que ha salido.
      Es para reflejar un poco sus "investigaciones" sobre el ciclo. Es importante que anotéis el día que llegan para luego poder contar cuantos días han pasado hasta que aparezcan mariposas. Si les has contado varias veces el cuento "La pequeña oruga glotona" ahí dice que tardan más de 2 semanas. Ellos seguro que se acuerdan de esto así que.."¡vamos a comprobar si es verdad!".
      ESpero haberte ayudado. Si necesitas algo más, me dices.
      Un saludo
      Elisa

      Eliminar