lunes, 4 de febrero de 2013

Salvados: Cuestión de educación

Ayer Jordi Évole nos regaló otra maravillosa entrega de "Salvados". Gracias, Jordi, por dedicar tu programa a nuestro trabajo: la educación. 


Hay gente que dice que se comparó el sistema Finlandés con el Español, que vaya como hemos quedado, que en España lo hacemos todo mal, que como hay que cambiar tanto nos vamos a quedar igual, que nunca llegaremos a mejorar, que es muy fácil todo en Finlandia porque son más civilizados, que si la sociedad, que si allí los padres se preocupan más, que si los horarios, que si...

Podéis ver aquí el programa y sacar vuestras conclusiones y reflexiones: Salvados: Cuestión de educación. Las mías son las siguientes (sólo 4 por abreviar, porque el programa y el tema dan para mucho):

1. Espero que ningún maestro se agarre a lo de no hacer nada porque no se puede hacer todo. Está claro que desde nuestras aulas no podemos llegar a ser como los Finlandeses. Es obvio que el Gobierno, la sociedad y su cultura, tienen un papel esencial en el cambio. Pero nuestra actitud es fundamental. El Ministerio de Educación propone un curriculum inabarcable y "primarizado" para Educación Infantil. Podemos hacerle caso y dar tema tras tema, dictado tras dictado, listas de sumas y restas, y estar muy a gusto porque no necesitamos movernos mucho de la mesa y nos manchamos poco de pintura y arena. O podemos decir: "Esto es incoherente. Cojo un poquito de aquí pero meto en mi clase lo que sabemos que se hace en Educación Infantil en paises como Finlandia". Ojo, mucho más cansado.

2. En segundo lugar, hay que hablar de la carrera de Magisterio y el acceso a la Escuela Pública. Si buscamos un sistema muy bueno, necesitamos maestros muy buenos. La nota de corte para entrar a los estudios de Magisterio es un 5. Error. Se debería hacer un exámen específico complejo o dejar sólo entrar a los estudiantes excelentes. Después, la dificultad del grado debería estar en consonancia con la del trabajo a desempeñar. Y es muy inferior. El alumno que entró a ella con un 5 raspado, puede acabar siendo maestro con otro 5 de media y sin mucho esfuerzo. Y ese alumno, que quizá no sea capaz de preparar la oposición, acabará en la privada o concertada (ojo los que penséis que ahí están mejor preparados los maestros). Y si se presenta a la oposición, estará ante el mayor fitro del sistema pero que no garantiza que sólo los mejores se dediquen a formar a los futuros ciudadanos.

3. Señor Presidente, Ministros y otros altos cargos: si queremos que la sociedad reconozca la labor de los maestros y estos sean valorados y respetados, hay que subirles el sueldo. Si yo hubiese llegado a médico, jueza, ingeniera o directora de una sucursal bancaria; mi abuelo hubiese presumido mucho más de nieta. Mi abuelo y muchos padres y abuelos hoy en día prefieren que sus hijos estudien estas carreras antes que la de Magisterio. La sociedad las valorá más. Y la razón está en que los sueldos son más altos. El sueldo de un maestro es desproporcionadamente bajo para la responsabilidad que tenemos. Cada día estamos trasmitiendo valores a nuestros alumnos. Pagaríamos lo que hiciese falta para que los profesores formasen a nuestros hijos para ser creativos, tener iniciativa, esforzarse por lo que quieren, valorar el trabajo, ser personas generosas,...; porque todo ello les hará integrarse mejor personal y profesionalmente. ¿Por qué el Gobierno no paga lo necesario para conseguir estas características en sus ciudadanos?.

4. Y por último, en Finlandia (y seguro que en otros países también) se consulta a los profesores antes de hacer cambios en educación. ¿Nos está el Gobierno como loco buscando de dónde recortar?. Si eliminan los cientos de consejeros, algunos nombrados a dedo, y esta labor la hacen maestros desde las aulas, ya tendrían dinero más que de sobra para dar becas de comedor, libros y aún les sobraría para disminuir el deficit. Y no cabe duda de que las medidas que se tomarían serían más efectivas para reducir el fracaso escolar, el abandono, aumentar la excelencia,...; y todas esas cosas que preocupan tanto al Sr. Wert.



Volviendo al punto 1, no está todo perdido, no podemos ponernos a llorar, a decir que no trabajamos más porque total... Yo me emocioné viendo el programa. Me siento orgullosa de tener este trabajo, de formar parte de este mundo tan rico, tan gratificante y tan "conflictivo". Tenemos un gran reto en nuestras manos cada día. Podemos cambiar algo de la educación en cada respuesta que damos a los niños, en cómo les miramos cuando nos escriben en un papel: "Quiero ser profesora de niños pequeños".

2 comentarios:

  1. Casi nunca me pierdo salvados y esta vez no iba a ser menos. Me gusto mucho el programa y creo que se vieron todos los aspectos que influyen para que haya una buena educación, porque toda la responsabilidad no la tiene el maestro.
    Estoy de acuerdo en todos los puntos que resaltas, pero creo que hay uno muy importante que es la formación que recibimos los maestros en la Universidad.
    Yo ya estoy en 4º haciendo las prácticas con lo cual toda la formación teórica la he terminado. Sinceramente después de estos 4 años siento que no he aprendido casi nada que me sirva para poner en práctica en clase. He aprendido a medirme los pliegues corporales para hacerme un estudio de mi grasa corporal, cuantas hormonas tiene un ser humano, las diferencias entre una ciudad árabe y una cristiana... y así mil cosas. Los profesores lo defienden diciendo que el maestro tiene que saber de todo, pero yo creo que tenemos que saber de todo sí, pero que para eso esta el instituto, ahora en la Universidad quiero que me enseñen a enseñar y cosas que utilizare en mi día a día.
    Creo que un maestro se tiene que mover, hacer cursos, ir a conferencias, blogs... porque si nos quedamos con lo poco que nos han enseñado en la Universidad mal vamos. El temario es algo que hay que cambiar y nosotras ya nos quejamos en su día.
    Un saludo Elisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Al final se aprovechan solo 2 ó 3 asignaturas de la universidad y el resto yo también pienso que se pierde. Toda la formación queda en manos de los maestros una vez que empiezan a trabajar y claro, eso marca muchas diferencias entre maestros, pienso yo... Ánimo y suerte!!

      Eliminar