lunes, 18 de febrero de 2013

¿Quién me ayuda?

¡¡El blog cumple 1 año!! Gracias a todos los que entráis a leerlo, a los que seguís las novedades, a los que os habéis suscrito a mi canal de You Tube, a los que dejáis comentarios, a los que me decís que os ha gustado tal o cual entrada, a las familias de mis alumnos que visitáis el blog para conocer mejor lo que hacen vuestros hij@s en el cole. ¡Gracias!

¡Y ahora vamos con la entrada de hoy!

Con frecuencia oímos que uno de los grandes problemas con los que nos encontramos en las aulas son los diferentes ritmos de los alumnos y lo difícil que es a veces dar a cada uno exactamente lo que necesita, adaptándonos a ese ritmo. Pero además, yo creo que hay otro matiz de esta apreciación. Claro que hay ritmos diferentes, causados por razones muy diversas, pero también hay distintas facetas en las que destacan nuestros alumnos. Y un niño que puede ir más retrasado respecto a su grupo en el aprendizaje de la lectoescritura, quizá resuelva problemas de cierta complicación con gran facilidad o tenga unas dotes de comunicación oral fabulosas (capacidades que, por cierto, es posible que le sean muy útiles en la vida).

Y como en el nivel de 5 años no paramos de dar todos importancia a la lectura, la escritura, las sumas y las restas; los niños se valoran a sí mismos y a sus compañeros, en gran medida, por sus "éxito" en estas cuatro "habilidades". Y con fecuencia nos encontramos que un alumno, con todo su esfuerzo, nos está leyendo el menú del comedor, y algún compañero comenta "cuánto tarda" o "me aburro".

Pienso que desde Educación Infantil podemos hacer hincapié en que cada niño destaca en unas competencias, que no todo se nos da bien ni mal, y que yo puedo ayudar en unas cosas que hago fenomenal pero necesitaré pedir ayuda en otras.

Así que hicimos el siguiente mural titulado "Quien puede ayudarme". Yo elegí una serie de "destrezas" que yo consideré más reconocibles por mis alumnos en sus compañeros: a investigar, a construir, a leer y escribir, a dibujar y pintar, a cantar y bailar, en el gimnasio, a tener amigos y a hacer problemas. Y fuimos colocando en varias sesiones los nombres de los niños de la clase. Cada niño nos contaba en qué dos sitios creía que debía pegar los dos papelitos con su nombre, y sus compañeros daban su opinión.
Durante todo el proceso, es importante insistir en que podríamos habernos colocado en más sitios porque hay más cosas que se nos dan muy bien, pero elegimos aquellas dos en las que pensamos que podemos ayudar más a los demás. Y de aquí concluímos que aunque hay niños que a lo mejor no leen, por ejemplo, tan rápido como yo, me pueden ayudar a hacer problemas o a tener más amigos.


3 comentarios:

  1. Dos cosas:
    La primera, felicidades por este año en el blog, espero que sean muchos más y que esto vaya creciendo, que seamos más los que te leemos, los que comentamos, ya veras como sí. Te descubrí sobre abril mayo, no me acuerdo ya, y que sepas que entro todos los días a ver si has escrito algo nuevo, nuevos comentarios...

    Y la segunda es que me parece preciosa la actividad que has hecho, muchas veces los niños solo se fijan en las cosas en las que no destacan, no se me da bien escribir, me salgo al dibujar, pero no se paran a pensar en todas las cosas que hacen bien, asi que me ha encantado ver esta actividad.

    Un saludo y felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Elisa, cuando puedas pasate por mi blog a por un regalito que te he dejado...besos
    http://unprofesoreneducacioninfantil.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar