martes, 4 de septiembre de 2012

La vuelta al cole

Ya hemos comenzado un nuevo curso y dentro de unos días nuestras aulas se llenarán otra vez de niños. Estos primeros días no paramos de limpiar estanterías y materiales, sacar juegos de cajas y bolsas, colgar carteles por la clase, decorarla, inventarnos nuevas formas de organizar el espacio, el tiempo, los equipos... Son días que para mi son un poco agobiantes porque quieres preparar muchas cosas nuevas y tienes encima de la mesa una lista interminable de tareas que hacer en sólo 5 días. Pero aún así, me encanta este mes por toda la ilusion que conlleva el proceso de hacer que un aula vacía, fría, a veces vieja; sea un lugar lo más acogedor posible para los alumnos. Y cuando miramos nuestro lugar de trabajo y pensamos "qué bonito", comenzamos a programar actividades para las primeras semanas, para el nuevo curso. Y la búsqueda de propuestas innovadoras, proyectos nuevos, la creación de materiales; se retroalimenta con la alta motivación que nos produce.

La vuelta al cole, tan deseada por algunas familias, a los maestros nos exprime gran parte de nuestra energía. Pero bueno, he encontrado a varias compañeras que también les hace feliz el olor a goma de borrar al entrar al cole, poner el nombre a los libros nuevos, clasificar el material escolar, y recibir a veinte niños deseosos de que les des un beso y te puedan contar todo lo que han hecho en verano.

Nos espera un curso "políticamente" duro, lleno de protestas y con una calidad educativa que se va a ver necesariamente mermada. Por mucho que pongamos ilusión y que nos haga feliz nuestro trabajo, ni somos "cuidadores de comedor" ni nuestro sueldo ahora mismo cubre la responsabilidad que tenemos.

Nuestro aula será ese pequeño reducto que nosotros hemos diseñado, decorado y llenado de experiencias, conocimiento y valores, con los que nuestros alumnos saldrán a la calle. Así que...

¡Mucho ánimo y suerte para los próximos diez meses!


No hay comentarios:

Publicar un comentario