viernes, 4 de mayo de 2012

Maestros de vacaciones


            Hablando del puente de mayo hace unos días, tuve que volver a oír eso de “cómo viven los maestros” por no tener que ir a trabajar el lunes día 30. Ya sé que muchos maestros han escrito sobre esto, pero no está de más recordar que esos comentarios no nos gustan ni cuando nos los dicen en broma.
            En primer lugar, cuando alguien nos comenta que se ha comprado un coche o unos zapatos caros, no les decimos: “Cómo vivís los ingenieros/médicos/etc”. Las vacaciones o días no lectivos son una característica inherente a nuestro trabajo igual que puede serlo el sueldo más o menos elevado en otra profesión, los cheques restaurante de otros profesionales (los maestros de colegios públicos nos pagamos la comida, por cierto) o poder cogerse vacaciones en febrero para viajar barato.
            Mientras que estaba en la carrera de Magisterio tenía que oír comentarios sobre lo fácil que era. Sí, está “chupada” para lo tremendamente difícil que es nuestro trabajo. Si a alguien le da envidia, que la haga, que ya le digo yo que muchas horas de biblioteca no tiene que dedicar. Pero luego tenemos que estudiar muchísimo para obtener una plaza (y ahora ya, ni estudiando) y en ese sacrificado proceso no soy la única que tuvo que escuchar que “menos mal que es para maestra que si fuese para notario…”.
            Hay gente que después, se pregunta por qué nuestra jornada no es de 8 horas como todas. Por si alguno no tiene maestros a su alrededor, que sepa que además de las horas en el cole dedicamos muchas más en nuestras casas para preparar las clases. Así que no siempre tenemos “toda la tarde libre”.
            Y luego todo el día a vuelta con las vacaciones. Que me lo diga alguien que no tiene niños cerca podría tener un pase. Pero cualquiera que tenga hijos, sobrinos, nietos, vecinos, primos (especialmente menores de 6 años) y haya estado con ellos una sola tarde entera; sabrá que son agotadores. Y si no, es que a lo mejor les ha puesto un DVD o dos para evitar el dolor de cabeza. Imaginaros 25 niños como esos hijos o sobrinos vuestros, que por muy buenos que sean, necesitan mucha energía y atención. Y tened en cuenta que no solo tenemos que entretenerlos y cuidarlos. Hay un extenso curriculum para Educación Infantil que además tenemos que enseñarles.
            Menos mal que la mayoría de los maestros tenemos la suerte de ser muy felices en nuestro trabajo. Quizá por eso no vamos analizando las vacaciones o el sueldo de los trabajos de nuestros amigos y vecinos.
Carrera facilísima, oposición para la que no hace falta estudiar tanto, 2 meses de vacaciones, puentes y festivos… ¡Pues no sé como no hay más maestros con la de ventajas que tiene esto! Eso sí, ¡daros prisa! Gracias a esos padres que no aguantan a sus hijos 2 meses al año pero no entienden que nosotros necesitemos descansar de los hijos de otros 25 padres, dentro de nada trabajaremos también en verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario