lunes, 9 de diciembre de 2013

Mis abuelos y yo

A mi me gusta mucho elaborar entre todos los niños de la clase y sus familias un libro temático que recoja algún aspecto de la vida del grupo: sus nombres, sus países de origen, sus lugares de vacaciones, sus comidas favoritas, sus abuelos, etc. 

Me parece que ayuda a crear el vínculo afectivo entre alumnos, familias y yo, necesario para el disfrute y aprendizaje en el aula. Además es una vía excelente para trabajar la expresión oral, al ser los niños los que a partir de un trabajo elaborado con sus padres y hermanos, deben compartir toda la información recogida. Y deben explicarlo lo mejor posible para que sus compañeros y yo, que desconocemos esa información, nos enteremos de todo lo que han plasmado plásticamente en el libro.

Hacemos muchos libritos comunes pequeños en los cursos de 4 y 5 años sobre todo. Ya os he enseñado algunos en entradas anteriores con recetas de nuestros alimentos favoritos, adivinanzas, refranes... Pero esta vez os voy a enseñar uno de los los que hacemos a lo largo del curso, los famosos "libros viajeros". Todos ellos se hacen en un formato mayor y para presentar la información predomina el uso de técnicas plásticas frente al lenguaje escrito. Cada niño lo lleva un jueves o viernes y lo devuelve al cole un lunes o martes de la siguiente semana. El alumno nos cuenta todo lo que ha plasmado en sus páginas y lo dejamos en la biblioteca para verlo hasta que le toca llevarlo a casa al siguiente compañero.

El curso pasado, con mis alumnos de 5 años, creamos el libro "Mis abuelos y yo". Ya habíamos hablado de nuestros nombres en 3 años y de nuestros países de origen o lugares de vacaciones en 4 años. En 5 años quería trabajar la familia materna y paterna sin dedicar una unidad didáctica, de un modo más transversal. Además, me parecía importante meter a los abuelos dentro de nuestras asambleas de una manera "más formal" ya que habían surgido muchas veces en conversaciones espontáneas. Son ellos los que les cuidan cuando están malos, los que les traen al cole o les recogen, en sus pueblos pasan muchas vacaciones y comen en su casa los fines de semana. 
 
Así que realizamos este libro con los objetivos siguientes:
1. Relacionar a los abuelos con nuestros padres.
2. Comprender las relaciones de parentesco: abuelos, tíos y primos.
3. Conocer el nombre, la procedencia y profesión de nuestros abuelos.
4. Mejorar la pronunciación y destrezas de comunicación oral.
5. Leer y escribir palabras y frases sencillas.

El libro constaba de una página por familia. En ella debían enseñarnos a sus abuelos maternos y paternos, contarnos en qué trabajaban o dónde viven o vivían, alguna curiosidad sobre sus vidas y todo lo que quisiesen compartir. 

 

  En la cara trasera se sugería realizar un árbol genealógico con ellos y sus hermanos, padres y abuelos. 


Para realizar el soporte utilizamos un cuaderno en blanco y que nos daba la editorial del método y una carpeta de las que vienen con los cuadernillos de cada trimestre. Ambos los forramos y decoramos con fotos y con los nombres de los abuelos de los niños de la clase y los míos.


Si os gusta la idea, pinchando en este enlace podéis descargar:
- La circular con las instrucciones que había pegada en la primera página.
- Las letras y fotos de la portada.
- El dibujo del árbol que sirvió de modelo.
- Todos los letreros interiores del libro que venían dados.


Y pinchando en la imagen podéis ver todas las fotos:
  
https://plus.google.com/photos/110013319252116405367/albums/5955079589871101601
Y por último, me gustaría compartir un artículo de la revista Cuadernos de Pedagogía que habla sobre la presencia de los abuelos en el aula y que aunque es de hace ya unos años, sigue mostrándose actualizado. Podéis descargarlo pinchando aquí.

4 comentarios:

  1. Elisa,
    también para mí es importante hablar de los abuelos, hay muchos niños que les vienen a buscar los abuelos maternos o paternos y los otros los tienen lejos o están enfermos. Cuando planteas actividades como estas a los padres les ayuda mucho hablar positivamente de cuando ellos eran niños y lo que hacían con sus padres, y valorar el papel que ahora tienen los abuelos. Hay un cuento que lo leo en 5 años "La abuela necesita besitos" de Ana Bergua y Carme Sala, editorital Proteus, en el que trata con mucho cariño la enfermedad de la abuela que ya no puede vivir sola que son las niñas las que tienen que darla mimos y cariño.
    Cambiando de tema me gustaría saber cómo haces el libro de los nombres de los niños en tres años.
    Muchas gracias. Estoy aprendiendo mucho con tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias por el cuento. Me lo apunto!
      El libro de los nombres es una idea que hacían en el CEIP Fernando de Los Ríos, de Alcorcón, que es donde hice las prácticas. Cada niño tiene asiganadas 2 páginas. En una de ellas hay un marco grande para poner su nombre decorándolo y dos marcos para que peguen una foto de bebés y otra actual (con 3 años) y ver cómo eran, cómo han cambiado, que son mayores ya, etc.... En la segunda página la familia nos cuenta por qué eligieron ese nombre para su hijo, qué significa, alguna anécdota del nacimiento, etc... Cuando lo he hecho ha resultado muy bien pero este año, que vuelvo a estar en 3, lo he cambiado por uno de la familia, en el que nos presenten a los miembros de su familia más próxima.
      Gracias! Un saludo
      Elisa

      Eliminar
  2. Me encantan todos estos libros, me parece una forma estupendo de enseñar a los otros como es cada familia, se van conociendo mejor, hacen cositas en familia... pero no me gusta cuando son los padres los que al final hacen el trabajo de los hijos, me ha encantado tu frase de los objetivos son para los niños no para vosotros jajaja. Siempre es mejor algo no tan bonito pero hecho por los niños que algo precioso hecho por los padres.
    Un abrazo Elisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura! Estoy totalmente de acuerdo contigo! Cuando conozco más a los padres siempre les insisto en eso en las reuniones! Besos!

      Eliminar