viernes, 26 de febrero de 2016

Seguimos trabajando con regletas: equivalencias y sumas.

Hace unos meses os conté cómo fueron mis comienzos con las regletas en la entrada Empezando a trabajar con regletas. Hemos seguido jugando con ellas aunque no tengo muy claro hacia donde nos dirigimos, qué aporta este material a mis alumnos una vez que pasen a Primaria. Como sabéis, las empecé a usar porque con el método que trabajamos, viene un proyecto llamado Pensar con las manos centrado en este material. A estas alturas de curso me pregunto si todo el tiempo que les estamos dedicando no habría sido más fructífero si hubiese estado invertido en otras actividades matemáticas. A medida que avanzamos en sus cuadernillos veo que la finalidad que desde este material se plantea es que hagan cálculos con rapidez. Pero,  ¿de qué les sirven estrategias de resolución estrechamente ligadas a un material tan concreto si no lo van a seguir usando en cursos superiores? 

A pesar de mis dudas hemos seguido trabajando y mis alumnos continúan pasándoselo genial cuando sacamos las regletas. Además (y por lo menos), nos han servido para ir flexibilizando su forma de pensar. Cuando comenzamos el curso tuve que invertir un enorme esfuerzo en que se saliesen de procedimientos mecánicos y empezasen a razonar, participando y disfrutando de la resolución de problemas o jugando al tangram sin "tirar la toalla" a los 2 minutos de comenzar. Hemos avanzado muchísimo en este aspecto y os iré contando (tengo tanto que compartir acumulado y tan poco tiempo este año para escribir...) con qué actividades. 

En cuanto a las regletas han contruído mucho, libremente y con modelos. De forma más dirigida hemos trabajado las equivalencias y las sumas con el mismo contexto con el que comenzamos: nuestra estación de autobuses.

1. EQUIVALENCIAS.  

Para trabajar las equivalencias se contruyen los típicos "muros" en los que se debe poner una regleta y encima o debajo todas las formas de tener el mismo número sin usar esa regleta. Es decir, la regleta verde claro sería el 3 y su muro contendría dicha regleta, una fila con tres blancas y otra con una regleta roja y una blanca.

Para dar sentido a la búsqueda de equivalencias "construímos" nuestra estación de autobuses en la alfombra. Esta vez cogí también dos teléfonos, uno lo usaría yo y otro algún niño-jefe de estación. Los alumnos iban sacando de la estación, uno a uno, los autobuses (cualquier regleta) llenos de pasajeros (regletas blancas). Como hemos jugado bastante con ellas, la mayoría de los niños recordaban cuántos pasajeros cabían en cada autobús por lo que este paso era rápido. Al mover por la carretera dibujada en el suelo el vehículo con los pasajeros encima (regletas blancas) había siempre un momento en el que algún pasajero se caía. En ese momento simulábamos que se había estropeado el autobús.


Yo cogía el teléfono y llamaba a la estación (con mucho teatro porque les encanta que les llame por teléfono). Un niño lo cogía y le contaba que se nos había estropeado un autobús amarillo (por ejemplo) y que tenía que mandarme autobuses, coches (regletas rojas) o motos (regletas blancas) para colocar a los mismos pasajeros pero, eso sí, no podía volver a venir un autobús amarillo.


El niño que había recibido la llamada mandaba una combinación de regletas cuyo número total fuese el mismo que la regleta inicial (amarillo en este caso). Montábamos a los pasajeros para comprobar que efectivamente era una combinación de regletas-autobuses válida. Y después, entre todos pensábamos de qué otras maneras también podríamos montar a ese número de pasajeros, es decir, continuabamos el muro de regletas equivalentes a la inicial.


Cuando terminábamos, otro niño sacaba otro autobús de la estación y repetíamos el proceso.

2. SUMAS.

Con las sumas de regletas lo que buscamos es saber qué número obtenemos al juntar varias regletas. En nuestro contexto, queremos saber cuántos pasajeros caben en varios autobuses juntos.

Pintamos la estación y ¡comienza la función!. Llamaba por teléfono a un niño-jefe de estación y le decía que acaba de llegar un tren lleno de pasajeros de algún lugar lejano y que estaban todos en nuestra estación esperando autobuses para irse a visitar muchos sitios de España. Como son muchos íbamos a tener que mandar varios autobuses al mismo destino.



Otro niño sacaba dos autobuses que elegía y les preguntaba cuántos pasajeros creen que cabrían entre los dos. La primera vez la mitad más o menos de los niños hicieron estimaciones y la otra mitad sumaron los números correspondientes a las dos regletas. Al colocar los pasajeros comprobaron que habían acertado los que habían sumado. Fuimos sacando autobuses, coches y motos y comprobando el total de pasajeros que cabrían. Al final de la primera sesíón sacamos también tres vehículos pero como era la primera vez que hacíamos sumas de tres sumandos solo juntábamos autobuses-regletas menores de 5 cada una.

 


Hemos pasado unos ratos muy divertidos haciendo cálculos mientras jugábamos. Después, traspasar todo esto a las fichas del cuadernillo no fue tan fácil ni agradable. A pesar de tener muchas dudas acerca del material, por estos tiempos de juego, concentración y cálculo, me apetece compartir nuestro trabajo y daros las ideas por si estáis usando Pensar con las manos o las regletas por vuestra cuenta.

lunes, 15 de febrero de 2016

Trabajando por rincones en Infantil VI: registro de asistencia a los rincones.

Tengo pendiente hacer una recopilación de todas las preguntas (y sus respuestas) sobre el trabajo por rincones que habéis ido dejando en las entradas del blog y en mi canal de You Tube. Mientras tanto voy a compartir cómo realizo yo el registro de asistencia a los rincones, que aunque está explicado en los vídeos de la primera entrada (aquí), genera muchas dudas.

Para los que os acabáis de incorporar al blog, os recuerdo los enlaces donde podéis leer toda la información publicada anteriormente sobre cómo trabajo yo por rincones:
1. Trabajando por rincones en Infantil, con toda la información de mi forma de trabajar en unos vídeos explicativos.

Trabajar por rincones supone cambiar un poco "el chip" respecto a los rincones de juego o a que el trabajo importante es la ficha y luego ya se va a los rincones para completar el tiempo. En el trabajo por rincones las actividades programadas para todos los rincones son igual de importantes y por eso, hay que hacerlas todas durante el tiempo para el que están programadas. Si nosostros damos mucha importancia al rincón de lectoescritura y también mucha importancia la de juego simbólico o al de construcciones, los niños lo perciben y se responsabilizan de cumplir con la realización de las actividades de todos los rincones.

No obstante, cuando empezamos a trabajar así nos agobia un poco el que algún niño se quede sin ir a un rincón. Si lo pensamos bien, no es nada preocupante si comparamos esta forma de trabajar con hacer con todos los niños una ficha a la vez y luego ir a jugar. De esta última forma no se nos escapa ningún alumno de hacer la ficha (equivalente solamente al rincón de lectoescritura) pero algunos niños no hacen nada más, o como mucho alguna otra cosita considerada más ludica y/o complementaria al trabajo verdaderamente importante que se ha hecho antes con todos. Si tenemos un abanico de 6 ó 7 actividades y un alumno no hiciese una semana, por ejemplo, sumas con pinzas en el rincón de lógica-matemática pero sí ha hecho las actividades de los otros 5 rincones, ha aprendido ya bastante más que de cualquier otro modo. Teniendo en cuenta que, por un lado, las actividades de los rincones, se repiten con variaciones a lo largo del curso (volverá a haber sumas con otros materiales) y que muchas de ellas se hacen en la asamblea en otros momentos con todos los niños, realmente no es motivo de agobio el que algún alumno "se escape" alguna vez de nuestro control.


Antes de contaros cómo realizo yo dicho control recordaros que la norma que se da a los alumnos es que deben realizar las actividades de todos los rincones durante el tiempo para el que están programadas y que no se puede repetir rincón hasta que no han hecho las actividades de todos los rincones. En mi caso, yo programo para el rincón de lectoescritura una actividad cada día y para el resto de rincones una actividad semanal que pueda tener distintos grados de complejidad o alguna variación en caso de que un niño repita ese rincón cuando ya haya ido a todos. Por tanto, al rincón de lectoescritura deberán ir cada día y al resto deberán acudir durante la semana.

El control de asistencia yo lo realizo de tres formas:

1. Gracias a que conozco a mis alumnos. Cuando llevamos unas semanas trabajando por rincones es bastante fácil recordar qué alumnos han estado en cada rincón. También en seguida sabemos qué alumnos tienden a repetir unos rincones u otros sin haber ido antes a todos.

2. Mediante los trabajos realizados. En ocasiones en algunos rincones se realizan actividades que dejan algún tipo de "producto". Revisando de qué alumnos tenemos ese trabajo y de cuáles no podemos controlar al asistencia a dicho rincón.

3. Mediante un cuadro de doble entrada, que en 3 y 4 años lo relleno yo y en 5 años ya lo rellenan ellos. Hasta ahora rellenaba yo en todos los cursos esta tabla que véis en la imagen.

Pero este año han empezado a rellenarla mis alumnos de 5 años y está yendo tan bien que quiero compartirlo con vosotros. Fabriqué la tabla que véis en la imagen, en la que hay una columna por rincón y una fila por cada niño. Los soportes de cada rincón en los que ponen los carnets tiene un color de fondo por lo que al hacer la tabla es muy importante que coloreéis la columna del rincón del mismo color. Como véis, el rincón de arte es de color rojo en ambos sitios. Es fundamental hacerlo así para que al anotar su asistencia no tengan que mirar la parte superior de la columna para ver en qué rincón se están tachando sino solamente seguir su fila hasta el color correspondiente. De esta forma se confunden muchísimo menos de columna, sobre todo los niños que están al final de la tabla.



Esta tabla está colocada justo al lado de los paneles para colocar los carnets al elegir rincón.

 

Cuando van a un rincón y terminan la actividad o juegan durante un tiempo aceptable (que ellos saben perfectamente cuando han tocado una sartén de juego simbólico y se han ido y cuando "han jugado de verdad") hacen una marca en la casilla correspondiente. A principio de curso se tachaban pero al borrar luego con alcohol las cruces se quedaba muy azul toda la tabla y tenía que gastar mucho alcohol y papel así que ahora ya simplemente hacen un puntito.


















Cuando acaba la semana borramos las marcas. La tabla yo la he hecho en cartulina y la he plastificado y para anotar usan un rotulador Edding permanente que después se borra muy fácilmente con alcohol. No os recomiendo que uséis rotuladores de pizarra blanca porque a pesar de usar alcohol, se queda la marca.

Las primeras semanas se olvidaban de anotarse por lo que en un ratito cada dia o cada dos días revisaba con ellos la tabla repasando a qué rincones habían ido y corrigiendo el registro si era necesario. Ahora ya se anotan muy bien la mayoría de los niños por lo que sólo de vez en cuando, cuando veo que algún niño ha ido a varios rincones pero no se ha anotado en ninguno, repaso con él a cuáles ha ido y los marca. Los jueves por la tarde o los viernes por la mañana suelo ver con ellos en la asamblea si les falta algún rincón para que vayan antes de que acabe la semana y por tanto las actividades programadas para ella. De esta forma les ayudamos a gestionarse su tiempo y su trabajo. Esto antes lo hacíamos "de memoria" ya que no usaba la tabla y también funcionaba bien porque en 5, llevando ya dos años trabajando por rincones, se hacen muy autónomos en la organización de las actividades de los rincones en el tiempo del que disponen para realizarlas. Ahora con la tabla es mucho más fácil llevar este control, tanto para ellos como para mi.

 Así contado os parecerá que todo esto lleva mucho trabajo y tiempo pero ya en 5 años se tarda poquísimo en revisar con ellos la tabla y estoy segura de que en unos meses casi no será necesario ni que la revisemos con detalle porque es sorprendente lo autónomos y responsables que se van haciendo.

miércoles, 3 de febrero de 2016

¡A contar! Matemáticas para pensar



¡¡Por fin voy a contaros un proyecto precioso en el que llevo trabajando un tiempo!! En varias entradas anteriores os he hablado de Carlos de Castro, profesor de Didáctica de las Matemáticas en la universidad, excelente maestro de maestros. Hace ya 4 años me encontró por internet justo después de publicar el vídeo de la entrada Creación de listas y orientación espacial en una cuadrícula. Empezamos a trabajar juntos perfilando las actividades de peticiones y poniendo en práctica con mis alumnos otras propuestas interesantísimas como el taller de problemas, actividades de enumeración, tetris (ya os hablaré de él en otra entrada porque es un juego impresionante), actividades para trabajar el número ordinal, y algunas más que os iré contando.


Con sus conocimientos teóricos y mi puesta en práctica fuimos publicando algunos artículos, llevando nuestras experiencias a sus alumnos en la universidad y a otros maestros en distintos encuentros. Pero sobre todo aprendí yo y aprendieron aún más mis alumnos. Él me dio la justificación teórica necesaria para llevar a cabo propuestas totalmente distintas a las que hacían en los coles a los que llegaba. Y hacerlo con seguridad a pesar de hacerlo casi sola. Y una vez que empecé a dar tanta vida a mi rincón de matemáticas, a ver que los niños disfrutaban muchísimo con este tipo de propuestas y a comprobar los excelentes resultados en cuanto a contenidos; ya no pude parar. Ya no me he podido conformar con limitar las matemáticas a las fichas de números, formas o series de los libros de texto tradicionales. Y tampoco me ha sido fácil desde entonces decir que no a las propuestas de Carlos. Es una suerte tener a un maestro que te enseña una vez que ya parece que tu formación ha terminado porque ya tienes tu plaza, tu cole definitivo,...

Así que hace tiempo me dijo que Santillana había visto las actividades sobre las que él había estado investigando y publicando y querían contar con él para crear un material de Educación Infantil. Pero uno, por fin, diferente, para trabajar las matemáticas de una forma distinta, manipulativa pero de verdad, que implicase pensar,... Como casi todas esas actividades eran las mismas que yo había estado haciendo desde hacía tiempo con mis alumnos, me pidió ayuda para aportar todo lo relacionado con la puesta en práctica real en las aulas. Acepté y nos pusimos manos a la obra.


Y el resultado es ¡A contar!, un proyecto maravilloso para trabajar matemáticas en 4 y 5 años. En él se recogen las actividades que habéis ido viendo por mi blog y algunas más, con la finalidad de que los niños aprendan contenidos matemáticos relacionados sobre todo con el número y el conteo pero de forma realmente significativa. No vais a encontrar puntitos que seguir ni conjuntos con X elementos sino, por un lado, todos aquellos juegos en los que conocer los números se hace necesario para ganarlos, y por otro, propuestas para que los niños desarrollen estrategias de resolución de problemas en los que los números están presentes. 

 
 










Hemos elegido 8 cuentos por curso para contextualizar las actividades. Los problemas es importante que planteen situaciones conocidas por los alumnos por lo que, ya que teníamos que usar los cuentos para ello, nos han servido para encuadrar otras actividades. Los cuentos, seleccionados con mucho cariño, tienen ilustraciones muy "matematicas", en las que aparecen cantidades, series, mapas...y todo aquello que pueda dar pie para hacer matemáticas desde la literatura.

















Cada cuento está planteado para contarse durante 1 mes aproximadamente y realizar en torno a él varios problemas de asamblea (en estas dos entradas podéis leer qué son: parte I y parte II), dos problemas más complejos pensados para hacer en taller, entre 2 y 4 figuras de tangram y otras tres actividades entre las siguientes:

- Juegos de tablero

- Series
- Peticiones
- Ordinales
- Tetris
- Mapas del tesoro
- Bingo
- Enumeración  (sólo en 4 años)
- Dominó (sólo en 4 años)
- Pistas coloreadas (sólo en 4 años)
- Y tiendas (sólo en 5 años)

Todas estas actividades las he hecho durante años con mi material "casero". Este año estoy feliz porque es impresionante poder tener, con las mismas ilustraciones de los cuentos, un juego de tablero, plantillas de tangram, etc. Y aunque no puedo seguir todo el programa de ¡A contar!, sí leo siempre los cuentos y cada vez que hacemos alguna de las actividades los niños nada más ver el material ya empiezan "¡Eh! Tangrams del hipopótamo" (El Hipopótamo Sonriente es un cuento de 5 años).


¡A contar! se compone del material del alumno, la guía y el material de aula. El alumno tiene una carpeta con tres cuadernillos para las actividades que requieren papel, unos cubitos multilink, rectas numéricas y una tabla 100 (en 5 años). No esperéis las típicas fichas porque lo que váis a encontrar son plantillas para series (tampoco como las de los métodos para pegar 4 pegatinas), espacios para resolver problemas, figuras de peticiones y sus modelos, cartones de bingo, etc. 

 

El maestro tiene el material estrella: la guía. Imprescindible en este proyecto. En ella contamos con detalle en qué consiste ¡A contar!, por qué usamos los cuentos, lo que pretendemos conseguir con cada actividad, cómo hacerla en las aulas, lo que podéis esperar de vuestros alumnos, etc. Y además un CD con un juego de tetris, los cuentos para PDI y algunos recursos para imprimir.


Y el material del aula pues es todo lo que necesitamos para jugar: los cuentos, cajas de cerillas para enumeración y ordinales, juegos de tablero, figuras de tetris, listas de la compra y fichas de dominó y de tangram.


Por último, ¡A contar! tiene también un blog, que lo estoy escribiendo yo, en el que cuento cosas sobre el proyecto, metodología, resultados de las actividades, hay recomendaciones de libros y artículos relacionados, etc. Y por supuesto en el apartado de preguntas y respuestas estamos disponibles Carlos y yo para responder cualquier duda sobre ¡A contar!. La dirección es muy sencilla: www.santillana.es/blog/a contar.

http://www.santillana.es/blog/acontar/

¡Ahora que ya conocéis la noticia, poco a poco os iré enseñando algunas actividades muy chulas de las que hemos ido haciendo!.