miércoles, 22 de febrero de 2012

Enséñale a decir no

¿Nunca os ha pasado que por no decir "no" habéis acabado haciendo algo que no os apetecía demasiado o incluso algo con lo que os sentís bastante incómodos?.Y cuando habéis dicho que no, ¿alguna vez os han tachado de radicales, insensibles, poco empáticos,...?. A veces no sabemos decir "no", a veces no sabemos decirlo sin "molestar" a los que nos rodean, a veces no se entiende que digamos que no a un plan simplemente porque no nos apetece, porque ese plan no nos gusta. Hay veces que hay que hacer cosas por los demás, pero tampoco siempre. Y los que estáis rodeados de niños, ¿no habéis observado que algunos aguantan estoicamente mientras otro le molesta permanentemente con tal de no decirle "no me molestes, por favor"?; o a veces directamente responde pegándole. A nuestros alumnos tenemos que enseñarles a decir "no", a "hacerse valer", a que expresen su opinión sin dañar a los demás, y a que, si su compañero le está dando codazos mientras escuchan nuestro cuento, sea él o ella el que solucione la situación con un "me gustaría que me dejases de molestar porque no estoy disfrutando el cuento". ¿Que es difícil que un alumno de 4 años diga esto?. Os aseguro que son capaces. Igual de capaces que de aprenderse la última canción de moda, las enrevesadas frases que dicen sus papás o los complicados nombres de series y películas.

Todo esto es sólo una reflexión para recomendar un libro que me pareció muy útil para cualquier adulto, padre o no, maestro/a o no. Se titula Enséñale a decir no. Lo ha escrito Olga Castanyer y está publicado en la editorial Espasa. Lo podéis encontrar aquí para vuestro e-book.

domingo, 19 de febrero de 2012

La maldición de los maestros

Os recomiendo este artículo que acabo de encontrar:

http://www.inteligenciaemocionalysocial.com/1116/uncategorized/la-maldicion-de-los-maestros

Gracias, Jaime Buhigas!

jueves, 16 de febrero de 2012

El Panel de las Emociones


"El Panel de las Emociones", tal y como yo lo elaboré, es un material destinado a trabajar la Educación Emocional con niños/as de 3 y 4 años aunque ya veréis cómo se puede adaptar muy facilmente a cualquier edad.
Consta de un cartel con imágenes que representan situaciones cotidianas en la vida de un niño de estas edades, y tarjetas con un velcro en el reverso y en el anverso caras que representan: enfado, alegría, miedo o tristeza. Cada imagen lleva al lado un velcro donde los niños pegarán la tarjeta correspondiente al sentimiento que le produce esa situación. Los niños por turnos van colocando las tarjetas verbalizando lo que hacen: "Yo me pongo contento cuando mi mamá me viene a buscar al cole". Existe la opción (y además es muy enriquecedora) de cambiar la tarjeta que ha puesto un compañero explicando por qué: "Voy a quitar la cara de miedo de los perros porque a mi los perros me gustan y me pongo contento cuando juego con uno".
Los niños pueden jugar solos en pequeños grupos, con vosotros en gran grupo o podemos aprovechar la clase de Alternativa a la Religión para jugar con nuestros alumnos.
Con los niños de 3 años a veces es complicado distinguir entre trsiteza y enfado pero los alumnos de 4 años pueden jugar perfectamente con los 4 estados de ánimo. Para alumnos de 5 años podemos añadir: orgullo, envidia, satisfacción, amor, etc...; y muchas más situaciones! Os recomiendo que lo elaboréis, ya que es muy sencillo y resulta muy interesante utilizarlo!

La presentación power point con el material completo podéis verla en:
http://dl.dropbox.com/u/62447972/Presentaci%C3%B3n%20Panel%20de%20las%20emociones.ppt
o en:
https://picasaweb.google.com/110013319252116405367/PanelDeLasEmociones

Y tú, ¿cómo te sientes?

Y tú, ¿cómo te sentiste aquel día?. Si hacemos esta pregunta a un adulto de nuestro entorno pueden suceder 3 cosas: que se extrañe de la pregunta en sí e incluso se sienta intimidado o "invadido"; que responda "pues no sé...mmm...feliz? triste? contento?"; o que conteste con una perfecta descripción emocional rica en detalles.
Yo suelo preguntar mucho esto a mis amigos y me suelo encontrar con las dos primeras respuestas. Por supuesto hay veces que uno sabe exactamente cómo se siente y no le da la gana decirlo, pero quitando estos casos pocas veces sé cómo se sintió un adulto realmente ante una situación cualquiera (tener o no un perro en casa, un viaje, un fin de semana con su pareja, una enfermedad o comer un dulce delicioso) mientras que sí podría saber con todo lujo de detalles cómo es fisicamente un nuevo compañero de trabajo, el último regalo de la pareja, el diagnóstico médico o la receta del dulce. ¿Por qué? Creo que porque no manejamos tanto vocabulario emocional como de otro tipo o no lo hacemos con tanta soltura.
Por eso trato te trabajar en el aula los aspectos emocionales de las situaciones que vivimos cada día. Cuando un niño llora puede que esté triste o enfadado pero ¿y si está frustrado porque quería algo que no ha conseguido? ¿o quizá siente envidia? ¿o a lo mejor está preocupado?. Dándoles todo este abanico (y más) de posibilidades quizá encuentre aquella que realmente defina su estado de ánimo y cuando sea más mayor, en lugar del llanto o acompañando al mismo, podrá explicar exactamente lo que le pasa o al menos, saberlo él mismo y ahorrarse futuras visitas a psicólogos. En definitiva, los maestros compartimos muchas vivencias con los niños y niñas y tenemos la oportunidad de enriquecerlas con un "vocabulario emocional" amplio y sobre todo, tenemos la oportunidad de enseñar a nuestros alumnos a saber qué le pasa cuando se sienten mal y, por qué no, cuando se sienten muy bien.
Para trabajar todo esto de forma más "sistemática" elaboré un material que se llama "El Panel de las Emciones" y que os enseñaré en el siguiente post. Espero que os guste!

miércoles, 15 de febrero de 2012

¡Nos vamos de boda!




Me casé hace poquito y aproveché este acontecimiento para desarrollar con mis alumnos un proyecto sobre las bodas. A los niños de la etapa de Infantil las bodas en el entorno cercano les resultan fascinantes ya que les parece que escenas de los cuentos que les contamos, aparecen en su vida real. Participar de este acontecimiento es para ellos algo mágico. Y por todo esto, el tema de las bodas es muy motivador para trabajar multitud de contenidos. Durante 15 días hemos realizado muchas actividades en torno a las bodas con el objetivo de ampliar sus conocimientos sobre un acontecimiento social, acercarnos a las celebraciones en distintas culturas y trabajar la expresión oral y escrita, corporal y artística.
Hemos compartido los conocimientos y experiencias de cada uno en torno a las bodas. ¡Es increíble la cantidad de detalles que recuerdan de las bodas a las que han ido o de las fotos que han visto de las bodas de sus papás y mamás!. Hemos hablado de la ropa de novios e invitados, de los adornos y de los acontecimientos que suceden en una boda. Para ampliar conocimientos y vocabulario hemos visto fotos y videos de bodas españolas y de otras culturas. Para trabajar la lectoescritura hemos escrito una lista de las cosas que necesitamos para celebrar una boda y hemos leído nuestro papel en la celebración de la boda final. Hemos fomentado la creatividad decorando coronas y corbatas y realizando dibujos de bodas. Y hemos aprendido a bailar un vals.
Para dar sentido a las actividades del proyecto hemos dramatizado la celebración de una boda, vistiéndonos como novios e invitados, asistiendo a la ceremonia, degustando un banquete de galletas y bailando un vals. ¡¡Lo hemos pasado genial!!

Os dejo el enlace con la programación y la ficha para que escriban la lista de cosas necesarias para casarse: https://drive.google.com/open?id=0B2KNowNDUsorS3RJeUNiQ0Q5aXc

El Pequeño Conejo Blanco



En Alternativa a la Religión, durante un mes hemos estado trabajando con niños de 4 años el cuento El Pequeño Conejo Blanco, de Xose Antón Ballesteros Rei. Hemos realizado distintas actividades centradas fundamentalmente en resaltar el valor que pone de manifiesto la historia: no es más valiente el que es más grande o más fuerte, sino el que resuelve los conflictos de forma inteligente y a través del diálogo. Hemos escuchado el cuento, lo han contado los niños, hemos trabajado el vocabulario que aparece, hemos descubierto qué es la solidaridad y qué es ayudar coloreando algunos dibujos, etc. Para finalizar, vimos en la Pizarra Digital el cuento representado por otras personas, elaboramos los títeres, ensayamos, y sorprendimos a nuestros compañeros con una graciosa representación en el aula. Os dejo el PDF con la descripción de las actividades y plantillas y algunas fotos de los títeres.

https://drive.google.com/drive/folders/0B2KNowNDUsorUUJjamc1Z3JmZUU?usp=sharingY aquí podéis ver todas las fotos y materiales:
https://picasaweb.google.com/110013319252116405367/ElPequenoConejoBlanco

Y el cuento podéis comprarlo aquí.

Sentir y Pensar

La programación de Alternativa a la Religión la desarrollo en torno a 2 ejes:
  1. El proyecto "Sentir y Pensar. Programa de Inteligencia Emocional para niños de 3 a 5 años". Es de la Editorial SM y trabaja los siguientes bloques: autoconocimiento, autonomía, autoestima, comunicación, habilidades sociales, escucha, solución de conflictos,pensamiento positivo y asertividad. Inicia el bloque con un cuento relacionado con lo que se va a trabajar y el resto son dinámicas de grupo a veces acompañadas de actividades individuales. Está fenomenal. Hay actividades que pueden realizarse en 3, 4 y 5 y otras que sólo son adecuadas para los más mayores de Infantil. Los cuentos generalmente no los comprenden los niños de 3 años pero hay muchas actividades que sí pueden adaptarse a los más pequeños. Yo lo encontré entre una montaña de métodos sin usar de mi cole. Recomiendo que le echéis un vistazo si lo tenéis pues trabaja muy bien la Educación Emocional, abordando todos los aspectos que he comentado en relación con la vida diaria de los niños de 3-6 años y desarrolla detalladamente cada dinámica para que sepamos cómo llevarla a cabo en el aula.
  2. Cuentos infantiles a través de los cuales se puede trabajar algún valor: "El Pez Arco Iris", "El Pequeño Conejo Blanco", "¿A qué sabe la luna?", etc. Iré colgando PDFs y fotos con las actividades que pueden realizarse con los distintos cuentos que he trabajado en 3 y 4 años.

¿Alternativa a la Religión?


Hace unos años trabajé en un colegio privado que se definía como católico. Me sorprendía (y alegraba) que en él los niños de Educación Infantil no tenían clases de Religión porque se pensaba que la religión el niño la vive o no en su entorno y no se enseña, al menos entre los 3 y 6 años, como una materia. ¿Y qué hacía el colegio para trasmitir el catolicismo? Ponía crucifijos en las clases, tenía una capilla a la que los niños podían asistir si querían antes o después de la jornada escolar, y se celebraban las fiestas católicas dando siempre a las mismas la explicación que la Biblia recoge. Esto suponía dedicar todas las horas de la jornada escolar al desarrollo integral del niño, sin parcelar este en materias (entre las cuales está la Religión).

Y llegué luego a un colegio público y a pesar de ser laicos ¡se imparte 1h y media a la semana de Religión en Educación Infantil!. Pienso que la formación religiosa debe trasmitirse a través de las vivencias cotidianas y del entorno familiar y escolar (en colegios privados católicos) . En Educación Infantil resulta aún más absurda si tenemos en cuenta que los niños aprenden de forma globalizada y por imitación. Los valores y actitudes se adquieren e interiorizan a partir de las actitudes que los pequeños perciben en los adultos así como en la forma que les enseñamos a resolver los conflictos durante toda la jornada, y no solo durante una parte de ésta. En Religión aprenden a compartir, a respetar, a querer, etc, etc... Exactamente los mismo que recalcamos los maestros "laicos" durante el resto de las actividades diarias en el aula. Esa hora y media, por tanto, podría aprovecharse para llevar a cabo muchas otras actividades para fomentar el desarrollo de la creatividad, el sentido estético, el placer de la lectura, las habilidades motrices etc, etc, etc. Y los conocimientos religiosos, sin duda los aprenderán mucho mejor acompañando a sus padres a misa o viviendo en su casa los valores cristianos.

Dado que mi opinión no va a retirar la Religión del horario escolar, he desarrollado una programación para trabajar también valores y actitudes durante el tiempo destinado a "Alternativa a la Religión" ya que no me gustaría que, al menos los padres de mis alumnos, "apuntasen" a sus hijos a Religión porque "si no sólo van a estar jugando"o porque "al menos aprende cosas buenas y eso nunca sobra". Lo iré compartiendo a través de las siguientes entradas.

Bienvenidos

A veces hacemos algo en el aula con lo que los niños aprenden, se sorprenden, disfrutan…; y necesitamos compartirlo. A veces descubrimos que esa metodología en la que no confiábamos, funciona; y deseamos compartirla. A veces buscamos recursos que no encontramos. Los creamos y queremos compartirlos. A veces leemos libros que nos enseñan a enseñar o nos recuerdan cómo enseñaríamos mejor; y necesitamos compartirlos. A veces nos desanimamos ante la situación de la educación pública, nos enfadamos y generamos opiniones y críticas. Y necesitamos compartirlas.